Tokio, Japón

Japón en 15 días de mochileo

Esta es una guía de un viaje anterior a ANTIVIAJE. Pero como los dos protagonistas de este blog hemos estado en este bonito país, nos hemos animado a escribir una ruta compartida. Principalmente, la ruta es la que hizo Anna pero hemos añadido cositas que creemos muy interesantes de la ruta de Roc. Konnichiwa!

¡Bienvenidos a Japón!
El país del sol naciente, al que todo el mundo siempre le tiene tantas ganas. Y es para tenerlas, porque nosotros hemos estado y volveríamos ahora mismito sin pensarlo. Vale que hay freaks y máquinas recreativas y cómics y gente trabajando mucho, pero no es para tanto. Esa imagen que tenemos se la debemos a Tokio pero Japón es muchísimo más. Los templos, los barrios más tradicionales, las religiones, los onsen... ¡la comida! Ya se nos hace la boca agua, uffff.
Venga, al lío, ¡aquí tenéis el recorrido que hicimos para que lo flipéis un rato! 



Tokio

La enorme capital de Japón, la ciudad más poblada del mundo.
¿Qué contar? Pues que está llenísimo de japoneses, algunos muy bien educados y otros no tanto. Por la mañana, cuando te cruzas con ellos en el tren o en el metro no te rozan ni un milímetro pero por la tarde la historia cambia. Beben muchísima cerveza al salir del trabajo y se vuelven un poco infantiles.

Un señor durmiendo la mona tras unas birrillas con los colegas

Tokio es una apabullante ciudad donde se mezcla lo tradicional con la moda más puntera. Llena de figuritas manga, karaokes, cómics, ryokanes, bares de cervezas, tiendas de electrónica, templos, restaurantes buffet libre, más cómics, rascacielos, centros comerciales, ramen, aún más cómics, preciosos parques... Infinitas posibilidades dentro de un perímetro de unos trece mil quinientos kilómetros cuadrados.


Tiendas con mil millones de Totoros, ¡por fin!

¿Qué visitar en Tokio?


Hay muchísimos barrios que visitar en Tokio. Como solo íbamos a estar cuatro días en esta enorme ciudad hicimos una selección. El primer hotel estaba en Asakusa, así que estuvimos una tarde paseando por esta bonita zona tradicional con casitas bajas. 

Al día siguiente, visitamos el barrio de Shinjuku, la zona comercial donde se encuentra el cruce más famoso de todo Tokio y la estatua de Hachiko.

Hola desde Tokio, aquí la típica foto
Hachiko adornado, ¿queda cuqui verdad?
Esto es lo que se come en un buffet libre japonés, a nosotros no nos pareció tanto
Shinjuku, el cruce más transitado del mundo
El próximo día Harajuku, el barrio más extravagante y de moda de todo Tokio donde Anna compró un montón de ropa y Sonny Angel. Y también hicimos un poco de turisteo visitando la Tokio Tower y la Tokyo Skytree.

Takeshita Street, en el barrio de Harajuku, llenísimo de fashionistas

Las primeras tres noches en Tokio nos alojamos en Richmond Hotel Premier Asakusa International.


Piso veintiuno de Richmond Hotel Premier, Tokio

Pasados 10 días, a la vuelta a Tokio después de toda la ruta por Japón, estuvimos solo en Akihabara. El barrio más freak, lleno de muñequitos, manga y anime. Le dedicamos un día entero ya que teníamos muchos encargos de amigos y muchas ganas de comprar figuritas.

Akihabara, el barrio más freak de Tokio
Las coloridas calles de Akihabara
Salón de máquinas recreativas infinito

Y en este barrio freak, nos alojamos en Super Hotel Akihabara Suehirocho.

Vistas de la Tokio Skytree desde nuestro hotel en el barrio de Akihabara
Zapatitos de geisha, compra capricho de Anna


Kioto

A dos horas y cuarenta minutos en shinkansen desde Tokio está la antigua capital nipona, Kioto. Una ciudad cargada de santuarios sintoístas y templos budistas, pequeñas calles de casitas bajas cerca de un bonito canal y barrios de geishas.

Nosotros solo pasamos una noche así que hicimos un recorrido express. El día de llegada fuimos al barrio de Gio, barrio de las geishas, y paseamos por la calle Shirakawa, disfrutando de las vistas al canal. Muy preciosito todo. Por la tarde cogimos un tren dirección Fushimi Inari Taisha, el santuario sintuísta más grande de todo Japón.

Entrada al Fushimi Inario Taisha
Parada en uno de los templos que hay a medio camino

Típica foto con los torii en Fushimi Inari Taisha
No todos los toriis del templo son rojos, algunos son de bambú

La mañana siguiente cogimos otro tren dirección Arashiyama para ver el templo de Tenryuji y el precioso, y más famoso, bosque de bambú.

Esperando el tren que nos lleva a Kioto
Entrada al templo de Tenruji

Bosque de bambú Arashiyama

Kioto tiene mucha oferta de alojamientos de estilo tradicional. Una experiencia única y muy aconsejable es dormir en un ryokan. Es una casa tradicional japonesa convertida en hotel, donde duermes en los colchones típicos, futón, sobre suelo de tatami. De día los futones están guardaditos y puedes estar tranquilamente sentado en la habitación tomando té, y por la noche te preparan los futones para dormir sobre el suelo de paja. Nosotros nos alojamos en este precioso ryokan llamado Nishikiro.

Entrada al ryokan Nishikiro 
Onsen no utilizable llenito de carpas gigantes
Futones en el suelo preparaditos para dormir

Nara

Antigua capital de Japón en la época medieval. Es una ciudad tradicional de la región de Kansai llena de templos y santuarios. Nosotros estuvimos solo una mañana y fue suficiente. Visitamos el templo de Todaiji y el parque de los ciervos. En la calle principal, la que lleva de la estación de tren al parque de Nara, hay dos pastelerías que hacen mochis. Es super divertido ver como compactan la masa mocosa de color verde y la rellenan de pasta de judía roja. Todo un show.

Llegada a Nara, Anna abrigada por el frío que hacía en el tren
No recordamos el nombre de estos bollitos pero están en muchos puestos de Nara, riquísimos
Acariciando los bambis de Nara, no todos son así de buenos

Comiendo makis vegetales de soja con calamar a la barbacoa, edamame y tempura de verduras

Por la noche llegamos a Kumamoto y dormimos en JR Kyushu Hotel Kumamoto.

Este hotel era de paso, nos venía super bien porque estaba encima de la estación de JR. Llegábamos por la noche y salíamos a primera hora de la mañana. Solo tenemos esta foto...

Despliegue de la mochila en la habitación, caos

Hiroshima

Creemos que en Hiroshima no durmimos ni una noche, pero para Roc fue lo que más le marcó de Japón: ve, sí o sí o sí o sí, al Hiroshima Peace Memorial Museum, el museo que explica cómo sucedió y qué consecuencias tuvo la bomba nuclear estadounidense en la ciudad. También sí o sí o sí o sí, visita el museo con audioguía. Hay muchas cosas increíbles que no vas a entender si no te lo explican, y merece un montón la pena. A partir de ese día, Roc es una persona diferente.

Takachiho

Santuario de la naturaleza, lugar precioso y muy poco conocido. Se encuentra en Kyushu, la tercera isla más grande del archipiélago nipón. La garganta de Takachiho es un estrecho cañón por el que discurre el río de agua cristalina de Gokase. Hay un recorrido hasta el mirador, para ver el río desde arriba y además hay la opción de alquilar una barquita y navegar por el río junto a las pequeñas cascadas que se forman en los laterales del cañón.


Vistas al río desde el mirador de Takachiho
Anna sentadita en el mirador

Paseo en barquita por el río

Ramen diferente, se pescan los fideos por el canal metálico que cruza las mesas

Kagoshima

Kagoshima es una ciudad situada en el extremo sur de la isla de Kyushu y es muy poco concurrida por los turistas. Nosotros pasamos dos noches, ya que nos servía de base, antes de marchar y al volver de la isla de Yakushima. Nuestro objetivo principal del viaje a Japón.

Lo más interesante de Kagoshima es el volcán Sakurajima, un volcán activo del que sale humo y ceniza todos los días.

Volcán de Kagoshima sacando humo, parecen nubes pero es humo
Vistas al volcán desde la habitación
Este hotel no tenía ni piso 4 ni 9. ¡Qué cosas!
En Japón, ¡no todo es sushi! Comen mucha carne, en forma de brochetas y  también les gustan mucho los restaurantes con barbacoa incorporada en la mesa. 

Quizás la mejor carne que hayamos comido nunca

La noche antes de ir a Yakushima dormimos en JR Kyushu Hotel Kagoshima.

Habitación bastante grande para la media en Japón

Y la noche de vuelta de Yakushima dormimos en Solaria Nishitetsu Hotel Kagoshima.
Anna cargando la mochilita en las calles de Kagoshima
Llegando al puerto donde se coge el ferry que nos lleva a Kagoshima

Yakushima

El reto del viaje, nuestro principal objetivo del viaje a Japón. Una pequeña isla circular del extremo sur de Japón con un clima subtropical, declarada Patrimonio de la Humanidad.
Nos cruzamos todo el país para llegar hasta esta pequeña isla ya que habíamos leído que era preciosa y mágica. No defraudó.

Subiendo al ferry que nos llevaría a la isla

Llegamos en ferry desde Kagoshima y pasamos allí tres días.
Visitamos el bosque de cedros de Yakusugi Land y el bosque de Shiratani Unsuikyo. Shiratani Unsuikyo es un precioso bosque en el que Ghibli Studios se inspiró para hacer los paisajes de la película Princesa Mononoke. Una pasada.

Primer árbol que encontramos al llegar a la isla
Torii indicador de inicio del camino del bosque Shiratani Unsuikyo 
Foto típica que te haces en los puentes de Shiratani Unsuikyo

Yakushima Forest, donde los estudios Ghibli se inspiraron para hacer los paisajes de Princesa Mononoke
También visitamos las playas de la zona este. Hay una larga playa con muchísimas olas y si sigues andando bordeando el mar puedes encontrar pequeñas calas preciosas secretas, donde no hay nadie.

Anna haciendo la vertical en la playa grande de Yakushima
Aquí las playas no tienen nombre, así que no sabemos cómo se llama cada una de ellas pero están situadas en la costa este de la isla y se puede llegar en autobús público. Hay una línea circular que conecta todos los pueblos.

Playa alborotada con muchísimas olas picando contra las rocas
Playa tranquila y de ambiente super tropical
Pequeña playa secreta entre rocas, increíble

Nuestro alojamiento en la preciosa isla fue este ryokan, Tashiro Annex. Un bonito hotel tradicional justo al lado del río, con un pequeñito onsen. Muy recomendable.

Anna posando en la cuqui habitación del ryokan esperando la ceremonia del té
Una galleta en forma de isla o una isla en forma de galleta

Habitación opción de noche
Desayunando sardinas a las siete de la mañana
Desayunando salmón a las siete y media de la mañana


Miyajima

Esta isla se llama oficialmente Itsukushima, pero se la conoce popularmente como Miyajima. Literalmente significa, ‘isla del santuario’ y es conocidísima por el santuario de Itsukushima, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y el gran torii flotante. Cuando la marea está baja puedes abrazar el torii, y cuando la marea está alta te sientas en un banquito y lo contemplas desde lejos.

Hay un montón de ciervos entre la estación de tren y el santuario, son cuquis

Anna con los bambis de Miyajima

Santuario flotante de Itsukushima

Bonito ciervo mirando el famoso torii de Miyajima desde el santuario
De vuelta al tren, parada para hacer fotito de recuerdo


Kurashiki 

Es una ciudad a medio camino entre Hiroshima y Osaka, es bastante desconocida por los turistas, pero tiene un casco histórico precioso. Nosotros paseamos por la zona histórica de Bikan y zona de los canales. Es bonito sentir que has viajado en el tiempo.

Callejeando por Kurashiki con un calor infernal y la mochila a cuestas
Paseos en canoa por el río de Kurashiki
Uno de los templos pequeñísimos de Kusashiki

Cisnes blanquísimos nadando por el canal

Nos alojamos en Dormy Inn Kurashiki. Este hotel tenía un precioso onsen en la azotea y servicio de sopa de fideos udon gratuito por la noche. Delicioso.
Onsen en la azotea del hotel
Habitación con dos camas dobles, qué lujazo
Yummy!
Vistas al pueblo desde la ventana de la habitación, nos recordó muchísimo al pueblo de Doraemon

Kamakura

Ciudad costera cercana a Tokio conocida por el templo Gokurakuji y el Daibutsu, o Gran Buda de Kamakura. Nosotros hicimos una excursión de un día desde la ciudad de Tokio y nos dió tiempo de pasear por el camino sagrado de Wakamiyaoji que lleva al santuario Tsurugaoka Hachiman, los templos y también las playas Yuigahama, Zaimokuza y Koshigoe.

Subiendo las escaleras que llevan a un templo budista que no conseguimos aprender el nombre ya no estaba indicado en ninguna guía
Anna acariciando un pequeño buda en el templo Gokurakuji 

El Gran Buda de Kamakura o Daibutsu para los amigos

Ommmm con el Gran Buda de fondo


Vistas de las playas de Kamakura desde el templo

Kobe

Ciudad portuaria y muy poblada, famosa por su carne de buey. Lo mejor que puedes hacer allí es ir al Steak Land a hacer cola para comer carne de buey increíble. Nosotros no vimos mucho más en Kobe. Hay un barrio chino bastante curioso pero en verano hace un calor bastante insoportable, así que nos volvimos al shinkansen para irnos hacia Tokio.

Divertido Totoro de peluche gigante en las calles peatonales de Kobe
Chef cocinando la carne enfrente nuestro, ¡cómo huele!


Riquísima carne de Kobe o también llamada wagyu
Y con este buen sabor de boca acaba nuestra bonita ruta por Japón. Ay, qué ganitas tenemos de volver.

Super consejito del día

Super importante: Antes de ir a Japón es muy aconsejable comprar el Japan Rail Pass con un mínimo de 15 días de antelación. Es un billete de tren que incluye trayectos en shinkansen y te permite moverte por todo el archipélago sin preocuparte nunca más por el transporte. Puedes utilizarlo durante varios días consecutivos y además te permite utilizar la línea de metro Yamanote en Tokio. Comodísimo.

Tren Shinkansen que nos llevaría a Nara

Por suerte o desgracia, solo hay tres ofertas de billete, y se dividen en semanas. Uno de siete días (220€), otro de catorce días (351€) y el último de veintiún días (449€). Esto en el año 2016.
Puedes comprarlo aquí online y, como te hemos dicho antes, cómpralo con quince días de antelación ya que te lo tienen que enviar, en físico por correo postal a casa. ¡Y de Japón a Barcelona hay un rato!