Mumbai, Maharastra, India

Cosas a las que te acostumbras cuando estás de viaje

¡Buenas, desconocidos pero a la vez queridos lectores!

Llevamos ya cuatro meses y medio fuera de casa. Echamos mucho de menos el pa amb tomàquet y la seguridad de un trabajo estable. También a nuestra familia, amigos, compis de curro y, en definitiva, queremos volver. ¡Qué envidia más sana tenemos de todos los que viven el hoy igual que mañana e igual que ayer!

Nosotros, que no tenemos más casa que nuestras trotadas mochilas, nos hemos acostumbrado a un montón de cosas que no habríamos imaginado nunca. Y como somos un poco parias y nos pasamos largas horas encerrados en coches, trenes, autocares y aviones, hemos conseguido robarle al tiempo lo necesario para desarrollar esta bonita y tupida lista de cosas a la que nos hemos acostumbrado. Si algunas de ellas te suenan, o eres un poco dejado o es que también lo has dejado todo y te has ido de viaje!

Que pidas que te hagan una foto y salgan dedos tapando la cámara

-
Mear de pie y en cualquier sitio
- No secarte el pelo nunca
- Cargar la mochila en la espalda, sobre las piernas o sobre los pies
- Sudar a mares
- Pasar frío a ratos
- Lavar la ropa a mano
- Que te mire todo el mundo porque: ‘you are the monkey here’
- Descalzarte para pasar controles en los aeropuertos
- Ver muchos bichos nuevos por todas partes
- Ducharte con agua fría
- Hacer y deshacer la mochila cada día
- No entender el idioma de la gente que te rodea
- Dormir con mosquitera
- Pasar horas y horas esperando
- Dormir en camas fatales
- O dormir en almohadas horribles
- Estar pendiente del pasaporte
- Cambiar de compañía telefónica a menudo
- Y cambiar de moneda igual de a menudo
- Pasar todas las horas del día al lado de Roc
- Llevar siempre la misma ropa
- Que tus pregunta más importante del día sea “bambas o chanclas?”
- Que te despierten las mezquitas a las tantas de la noche: ALLAAAAAAAHHH!!!!
- Vivir con miedo a la malaria: tendré fiebre?
- Negociar todo el día, todo el rato
- Que te paren por la calle para sacarse fotos contigo
- Llevar gorra, gafas de sol, crema solar... y aún así, quemarte
- No usar el despertador casi nunca
- Que el acceso a internet sea un ñordo
- No saber pedir lo que quieres comer
- Comer mucho vegetariano, porque la carne no la ves nunca en cámaras frigoríficas
- No ver nunca cámaras frigoríficas
- Que el estómago te castigue por haber bebido agua del váter
- Lavarte el culo con un chorro de agua, y secarte dando saltos, porque no hay papel
- Tener a Anna al ladito todo el día
- Leer libros y jugar a juegos de ordenador
- Aprender nuevos idiomas: MAMBO!
- Escaparte de los cazaturistas
- No tener ni idea de si alguien es de fiar o no
- Ver cosas que comprarías si tuvieras un lugar dónde ponerlas
- Explicar a los mercaderes que no tienes un lugar para poner su cuadro de dos metros por tres o su escultura de 40 kilos
- Flipar con el precio de las cosas, tanto por altas como por bajas
- Bajar mapas offline de Google Maps, Maps.me y Wikiloc
- Que los niños quieran darte la mano y salir corriendo
- Que otros niños lloren al verte
- Que otros te pidan limosna: ‘share me money’
- No recordar el suavizante, y no necesitarlo tampoco
- Ir al supermercado tres veces al día
- O no ir al supermercado en semanas porque no existen
- Comer comida en sitios que antes no te atreverías ni a mirar desde lejos
- Pagar en modo “yo te voy dando billetes pequeños y mirándote hasta que estés contento” porque no entiendes cuánta pasta te están pidiendo, pero sabes que no mucha
- Ver gente armada con metralletas por la calle
- Todos los edificios tienen perímetro de seguridad
- Algunos parques también tienen perímetro de seguridad
- Algunas plantas también tienen perímetro de seguridad
- Pagar entrada por todo
- Hablar muy fuerte sobre religión, y que se extrañen de que no creas en ninguna en particular
- Que te pregunten si has conocido a Messi
- Que la gente se invente el nombre: Manolo del bombo, Antonio Banderas...
- Que toda la ropa de marca que ves sea fake
- Echar de menos a la família y a los amigos
- Echar de menos a Neo, ooohhh... cosita cosita
- Ir en moto sin casco
- Ver todo tipo de animales por la ciudad
- Que los aguacates sean muy baratos
- Llevar aceite, sal y albahaca siempre encima
- Tener 30 aplicaciones por actualizar
- Una toalla suave? Eso existe?
- Anna tener que taparse en zonas musulmanas
- No ver ni pelis ni series
- No saber el género de una persona al leer su nombre
- Ver aparatos super viejos aun con pegatinas protectoras
- Estrenar jabón de manos cada día
- Que no haya semáforos
- Mojarte los pies al ir al baño
- Comer con las manos
- Tener la mano derecha de color amarillo de comer con las manos
- Que los hombres le miren las rodillas a Anna
- Felicitar los 63 añazos de tu padre a través de una sosa videollamada de WhatsApp
- Regatear todo el rato
- No entender nunca los nombres de la gente

Este post parece que va ser infinito, ¡cada día se nos ocurren más y más cosas que añadir!

Mascate, Omán

Oman: guía de viaje

¡Oman es el país más impecable del universo! O como mínimo del nuestro. 
Bienvenidos al país con la arquitectura más cuidada, perfecta y limpia de nuestros ocho países de la vuelta al mundo. Aquí, cada foto que saques va a parecer un render. Una pasada.
A nosotros nos cautivó el color blanco impoluto de las casitas. Mires a donde mires todo está absolutamente cuidado, da la sensación de que todo está super pensado. Es como si alguien hubiera pensado mucho en la imagen que se quiere dar del país. No puedes llegar a saber si un edificio es antiguo o nuevo, el país se conserva en un estado tradicional nuevo inmejorable. Instagrammers, ¡venid aquí y gozad!

La preciosa ciudad de Sol

La cultura y las personas

Nosotros no estábamos mentalmente preparados para que la gente nos recibiera tan y tan bien. Tal como nos bajamos del autocar que nos llevó a Oman, un chico nos saludó, nos preguntó que si éramos viajeros, nos dijo que él también lo era, y terminamos pasando todo el dia con él. Hablamos de su viaje por el este de África en moto, nos llevó a los lugares más emblemáticos de la ciudad... y más tarde, al ver que un señor estaba parado al lado de su moto con evidencias muestras de que había viajado un montón, también se paró a hablar con él y terminó invitándolo a su casa. Hospitalidad máxima. Estuvimos un día en shock por el trato recibido.

Os presentamos a nuestro super amigo omani, Maher

La economía y los dineros

Primer mundo total: fácil de encontrar un ATM sin comisión, y casi siempre puedes pagar con tarjeta. Sólo hemos tenido que pagar en metálico en restaurantes dónde hemos comido por menos de 5€ los dos. Acostumbrarse a la moneda es fácil, porque sólo tienes que multiplicar los precios por 2 y pico para saber cuánto valen las cosas en euros.


Presupuesto

El autocar de Dubai, UAE a Muscat, Oman nos costó 24€. Durante nuestros 11 días en Oman nos gastamos 887€, que son 80,63€ al día. Dejar Oman con un vuelo de Muscat, Oman a Mumbai, India nos costó 320€.

Este es el autobús que nos llevó de Dubai a Muscat

Seguridad

Según nos han contado los locales, mientras no practiques sexo en medio de la carretera o corras desnudo por las calles, puedes hacer o que quieras y nadie te dirá nada. Es seguro acampar en cualquier lado, e incluso hacer autostop. La gente deja los móviles encima de la mesa y se marcha, y nos hemos acostumbrado a dejar las mochilas en todos lados y marcharnos tan tranquilos. Impensable en otros lugares del mundo, y tristemente, también en nuestro país.

Nos compramos esta preciosa casita portátil para disfrutar de lo seguro y precioso que es Omán

Idioma

Los más pijos hablan inglés, pero nos hemos encontrado que en algunos restaurantes humildes no tenían ni idea de hablarlo. Así que aprende árabe, o ven preparado para hacer señas y dibujitos... en todo caso, no te preocupes demasiado: no te vas a quedar sin un plato en la mesa.

La sala de rezo y el baño está indicado también en inglés, bien.

Transporte

En Muscat, la capital, tuvimos muchísima suerte y tres personas se ofrecieron a movernos por la ciudad en su coche al vernos andando con los mochilotes. Pero si no tienes tanta suerte, a lo mejor tienes que parar un taxi para moverte por la ciudad. Sobre transporte público, sólo hay autobús, y hay muy pocas líneas... y al ser un país tan y tan caluroso, no te plantees andar más de un cuarto de hora bajo el Sol...

Sobre salir de la capital y moverte por el país, todo el mundo opta por alquilar un coche. La razón es que el transporte público es casi inexistente. Nosotros alquilamos nuestro coche en el segundo hotel en el que estuvimos, y nos costó unos 20 rial al día, es decir, unos 40€. Era un turismo automático con un motor bastante pequeño, pero muy cuqui por dentro, y sobre todo, con aire acondicionado. Creemos que nadie os ofrecerá un coche sin AC, pero por si acaso, preguntad... A todo esto, buenas notícias: las carreteras están en perfecto estado, la gasolina vale 30 céntimos el litro, y las multas de velocidad, 15€. ¡A fondo! Pero ojirri que hay muchísimos radares.

Roc dentro de nuestro cochazo de señor

La comida

En Oman creemos que la cocina representa a la sociedad, y también a la clase social. Así que hay dos tipos de restaurantes completamente diferenciados.

Por un lado, podrás comer unos menús humildes en restaurantes indios por 2€ por persona. Son los últimos en cerrar y los primeros en abrir, no tienen ni papa de inglés, y comerás briyani, arroz indio, con cosas. Y probablemente te acabarás cansando. Mira que nos gusta la comida india, pero es que la de Oman es para la clase baja bajísima, y por esos precios no pueden hacer demasiado.

Comida india muy barata pero muy mediocre


Por el otro, podrás ir a restaurantes un poco más deluxe, pagando unos 8€ por persona. En las calles omanis no supimos encontrar una cocina muy especial, así que este punto no fué su fuerte. Si podemos sugerirte un sitio, nuestro restaurante favorito es el Turkish House en Muscat. Pide el plato pequeño de hummus de primero, y el pescado a la brasa que te recomienden de segundo. Hacía tiempo que no probábamos un pescado tan delicioso.

Comiendo el mejor hummus, mutabal y mohamara del mundo, ¡id a Turkish House!
No podemos ver esta foto sin que se nos caiga la baba...


¡Oh, por último! No pidas hummus en restaurantes indios, jamás. La foto que ponen en la carta es bonita, pero se la han bajado de internet. El hummus sabrá a ajo y estará demasiado líquido. ¡No caigas como hicimos nosotros!

Sí amigos, ¡aquí os presentamos el peor hummus del mundo!

El agua

Nosotros bebemos agua embotellada para sentirnos tranquilos, pero no tenemos miedo a comer cosas lavadas con agua del grifo, tomar zumos con cubitos del agua del grifo... estamos como en casa. ¡Por cierto! No dejes de pedir zumos de lima y menta por miedo al agua, ¿eh? Están buenísimos, con el calor entran genial, y a nosotros nos sentaron perfecto.

¿No te apetecería un zumito de lima y menta ahora?

Sanidad

Primer mundo total. Preocupaciones cero. Omán es relativamente pijín. Si nos pusiéramos enfermos ahí, pasaríamos un calor asfixiante pero lo llevaríamos bien.

El test del Symbicort nos llevó a una farmacia que nos lo ofrecía por 54,50€. De los precios más caros de todo el viaje, y a la par que el que estábamos acostumbrados en España si no era con receta médica.

Internet

Diez minutos más tarde de bajarnos del autocar que nos llevó a Omán ya estábamos conectados a internet con nuestra propia SIM de Ooredoo. La SIM nos costó 2 rials, y el plan de datos 2 rials más. En total, 4 rials, que son 8€. No es barato, pero sí fácil. A todo esto, necesitarás el pasaporte para que te vendan la SIM, pero la gestión son unos cinco minutos. La parte mala es que el plan era de 750MB a gastar en una semana, y a la que abres Booking o Instagram, los datos vuelan.

Así son las tarjetas prepago de recarga de datos. ¡Rasca y gana!

Visados

¡Gratis! Que el visado fuera gratis fue el primer besito que nos dio Oman, y fue el primero de muchos. En cinco meses de viaje, es el único país que no nos ha cobrado por cruzar la frontera. Dubai casi estaría en esta bonita lista, pero nos cobró por salir... que ruínes.

Pagar por salir de Dubai, ¿en serio?

La ruta

Lo actualizaremos cuando tengamos un ratín! Mientras, os dejamos algunas fotos para que gocéis.

La costa del Golfo de Oman está llena de pequeñas calas preciosas donde acampar libremente
Obligatorio, ir a Wahiba Sands y adentrarse mucho, muchísimo al desierto

Nuestra performance en Gran Mezquita del Sultán Qaboos

¿Volveríamos?

Sí, sin ninguna duda, pero no en mayo. Mejor en noviembre, cuando el clima es más fresco. Nosotros no hemos podido disfrutar del todo el país por el fuego infernal que caía del cielo. Queremos volver en especial para volver a disfrutar del Wadi Shab, uno de los paisajes naturales más increíbles del mundo.

Y esta es solo la puerta de entrada a Wadi Shab, ¿te vienes?

Mascate, Omán

Países dónde necesitas una VPN

Según la wikipedia, una VPN es una tecnología de red de computadoras que permite una extensión segura de la red de área local (LAN) sobre una red pública o no controlada como Internet. Permite que la computadora en la red envíe y reciba datos sobre redes compartidas o públicas como si fuera una red privada con toda la funcionalidad, seguridad y políticas de gestión de una red privada. Esto se realiza estableciendo una conexión virtual punto a punto mediante el uso de conexiones dedicadas, cifrado o la combinación de ambos métodos.

Según nosotros, una VPN es una cosa mágica que pasa dentro del ordenador que te sirve para conseguir conectarte a sitios que el gobierno del país dónde estas odia muy fuerte. Así, si te conectas desde el país A al país B, podrás acceder a todas las cosas que podrías acceder si estuvieras en el país B, pero estando en el país A. Nosotros nos conectamos a un server que tenemos en Francia, y desde ahí, al mundo. ¡Cómete esa, gobierno opresor! Ah, y la conexión entre tú y el país B es privada, así que puedes hacer cosas feas, si eso es lo que quieres. Nosotros sólo hacemos cosas bonitas.

Así es como nos conectamos a la VPN desde el móvil

¿Cómo me monto una VPN?

Nosotros lo hemos hecho con este precioso proyecto en GitHub, pero hay empresas que lo ofrecen a cambio de módicos precios que nos han parecido demasiado elevados para nuestros humildes, mochileros y agujereados bolsillos. Para facilitártelo, hemos hecho una búsqueda en Google y nos ha llevado a esta lista de las 10 mejores según ellos que cobran por eso VPNs: https://www.top10vpn.com

¿Cómo está cada país en el que habéis estado?


  • China: No funciona Google, ni Facebook, ni Twitter, ni Instagram, ni WhatsApp... no funciona nada. Necesitarás una VPN para sobrevivir a las inclemencias del tiempo, segurísimo.
  • Emiratos Árabes Unidos: todo ha ido perfecto hasta que hemos llamado por Whatsapp. Sin VPN, sólo puedes mandar mensajes de texto por Whatsapp. Pero nada de llamar.
  • Etiopía: Nos da la sensación de que cuando usábamos la VPN, Instagram iba más rápido... pero a lo mejor sólo fue la sensación de que la acabábamos de configurar, y queríamos necesitarla.
  • Hong Kong: No necesitas VPN.
  • India: Hay algunas páginas web que están bloqueadas por el gobierno. La mayoría son webs para bajarte pelis o torrents... pero también han prohibido Behance. El mundo está muy loco.
  • Kenia: No necesitas VPN.
  • Korea del Sur: No necesitas VPN.
  • Malasia: No necesitas VPN.
  • Malawi: No necesitas VPN.
  • Oman: las llamadas por Whatsapp no funcionaban, aunque sí los mensajes escritos. Telegram ni conecta. Si quieres usar Telegram ni que sea para mandar el emoticono de la caca, necesitarás una VPN.
  • Singapur: No necesitas VPN.
  • Sri Lanka: No necesitas VPN.
  • Sudáfrica: No necesitas VPN.
  • Tailandia: No necesitas VPN.
  • Tanzania: No necesitas VPN.
  • Zambia: No necesitas VPN.