¿Quiénes somos?

¡Holita vecinito!

Somos Anna y Roc. Anna tiene 30 añitos, y Roc 33 añazos. Anna hacía de diseñadora de moda, y Roc hacía (y a veces aún hace) apps para móviles. Ahora, nos dedicamos mayormente a dar la vuelta al mundo.

Nos decidimos a hacerlo a finales del año 2016. Durante todo el 2017 nos dedicamos a quitarnos las mochilas profesionales que teníamos y a despedirnos de amigos y familia por mucho tiempo. Y el día 1 de enero de 2018, nos subimos al coche, fuimos al aeropuerto, regalamos el coche, y volamos hasta Cape Town. ¡ Y así empezó el percal!

Y no sabemos si vamos a volver, y aún menos, cuándo. Nos hemos acostumbrado súper rápido a no tener casa, a no tener mucha ropa, a que nos persigan los atrapaturistas y en definitiva, a ser unos vagabundos que deshacen y vuelven a hacer la mochila cada dos o tres días.

Nos hemos marcado un presupuesto de 30.000€ al año entre los dos, pero lo llevamos fatal. La vida está muy cara, sobretodo si quieres tener un Instagram tan cuqui como el nuestro, lleno de fotacas increíbles en sitios prisius.

Por cierto, el plan se construye a medida que avanza el viaje, así que no solemos tener una idea más allá de 2 o 3 días. ¡Nos gusta vivir así! Esto nos deja espacio para improvisar, y si un sitio nos gusta o conocemos a alguien interesante, quedarnos más tiempo. O menos, si vivimos cosas que no son tan agradables cómo esperábamos.

¡Queremos estar en todos estos lugares!

Síguenos

Cuando eres un homeless mochilero, un blog se te queda corto. Así que te invitamos a que te inspires en nosotros para perder el tiempo, siguiéndonos en:

Instagram! Lo de las fotos.
Wikiloc! Lo de las rutas por el monte.
Facebook! Lo de las caras.
Twitter! Lo de los posts cortitos.
Youtube! Lo de los vídeos de gatitos.
Spotify! Lo de las músicas del mundo.

Por cierto, ¡estamos abiertos a todo! Así que no dudéis en decirnos holi. Dejad un comentario en algún post del blog, escribidnos en cualquiera de las redes sociales o mandadnos un mail a antiviaje@gmail.com. Contestamos siempre siempre siempre. Incluso al spam. Tenemos a los spammers aburridísimos.