Adís Abeba, Etiopía

Guía de viaje de Etiopía

¡Bienvenido a un país muy humilde! Etiopía es el país más diferente a todos los demás países de África que hemos visto. La comida, la gente, la naturaleza... En realidad queríamos ir a Etiopía porque nos encantaba su comida. Cuando vivíamos en Barcelona flipábamos con el restaurante Abissínia del barrio de Gracia. Siempre que íbamos soñábamos un poco en como sería este país. Pues es un país alucinante. Y con una naturaleza increíble, la más preciosa y variada que hemos visto nunca.
Dallol es impresionante, este suelo está activo, cambia constantemente.

La cultura y las personas

Los etíopes son gente genial que te facilitarán la vida siempre que puedan. Te preguntarán muchas cosas sobre tu país e intentarán hablarte siempre que puedan, en parte porque quieren alguna ayuda, pero también en parte porque les interesa. Si estás más de dos días en un barrio, verás que la gente te saluda e incluso se acuerda de tu nombre. Anna llegó a ser famosa en Bahar Dar.

En Etiopía todo el mundo es cristiano ortodoxo. Si visitas alguna iglesia, verás que los ortodoxos se parecen mucho a los musulmanes en sus tradiciones, e incluso con su forma de rezar. Otro punto a destacar es que los ortodoxos de Etiopía hablan bastantes pestes de los musulmanes, y se ponen un poco tensos cuando pedimos que no se generalice con el típico tema del terrorismo islámico.

La economía y los dineros

Aquí se usa el birr etíope, y al igual que otros países africanos, los billetes son muy pequeños. Así que prepárate para tener fajotes enormes de billetes de 100 birrs. Cada vez que vayas al cajero, como máximo podrás sacar 4.000 birrs, pero estás de suerte, porque ningún cajero nos ha cobrado comisión. El tema de pagar en tarjeta es casi inexistente, pero hay suficientes ATMs para ir viviendo. Los ATMs aceptan tanto Visa como MasterCard.

Este es el fajote de dinero para pagar el tour de Simien Mountain y Danakil Despression


Presupuesto

El vuelo de Nairobi hasta Addis nos costó 240€. Vivir en Etiopía, 1.966€ en 27 días, 72€ al día. En estos 1.966€ incluímos dos vuelos internos que costaron 50€ por persona cada uno de ellos, y dos comidas nivel "¡hoy cumplo 32 tacos!". Dejar Etiopía en un vuelo hacia Dubai, 298€. Los hoteles y la comida son muy, muy baratas, y hacer cosas turísticas, como el trekking a las montañas Simien y el tour por la Depresión del Danakil, disparan el precio. Nosotros pagamos por las dos cosas 570€ por persona, pero puedes encontrar precios peores, y también suponemos que mejores.

Seguridad

Este es el segundo pais dónde nos estamos sintiendo cómodos incluso andando por la noche. Pero ojo: parece que somos gente muy afortunada. Todos los viajeros con los que nos hemos encontrado nos han comentado que en Addis Ababa, la capital, les han intentado meter las manos en los bolsillos. ¿A lo mejor como nosotros llevamos riñonera ya no lo intentaban...?

Idioma

¡Atención! En Etiopía se habla amárico, y la mayoria de gente no sabe hablar inglés. Tendrás que hacer señas en el restaurante. Además, el amárico es súper complejo... por ejemplo, gracias en amárico es āmeseginalehu. Perfecto. Si crees que no vas a acordarte, tatúatelo en el brazo: አመሰግናለሁ ¡Oh! Y sí, todo está escrito con estas letritas... también los menús de los restaurantes...

Un ejemplo de una carta que puedes encontrarte en Addis Ababa, la capital


Transporte

Etiopía es enorme. Hay quién se mueve en autocar, que es muy barato, y hay quién se mueve en avión. De momento, nosotros intentamos movernos en autocar, pero como nos pilló que era semana santa, los autocares estaban completos porque todo el mundo iba a visitar a los familiares. Nota importante: si vienes a Etiopía en un vuelo de Ethiopian Airlines, los vuelos domésticos salen a mitad de precio. Lo único que tienes que hacer para conseguir el descuento es conservar el resguardo del vuelo, y cuando la web te pregunte si tienes el resguardo del vuelo internacional, decir que sí. A todo esto, a nosostros nunca nos pidieron el resguardo.

Si quieres visitar la zona del norte es mejor que contrates una excursión con alguna agencia ya que a toda esa zona solo se puede llegar en 4x4 y con conductores expertos. Es imposible hacerlo por libre.

Foto que nos sacó nuestro driver querido, Tami, mientras dormíamos en el 4x4


La comida

¡Oh! ¡La comida etíope! El sitio perfecto para disfrutar de una dieta 100% vegana.

Primero de todo, te presentamos la injera, una especie de crepe hecha de harina de tef fermentada. Tiene un sabor un poco picantón, pero lo que de verdad nos encanta de la injera es su textura. Es súper esponjosa. Cualquier cosa que pidas en Etiopía vendrá acompañada de una buena ración de injera o, directamente, lo que pidas estará servido encima de la injera, impregnándola toda de salsas y demás pringues.

Cuando vayas a cualquier restaurante local, recuerda esta palabra: beyenetu. Beyenetu es un plato enorme de injera y un montón de wot de diferentes tipos de verduras. Wot es la manera chuli de decir montoncito. Por último, una mención especial al shiro, una crema que hacen con garbanzos, tomate, cebolla, aceite y otras cosas vegetales, que se come a cualquier hora del día. Por supuesto, servido encima de injera.

A parte, los etíopes son muy carnívoros, así que a parte de nuestro sueño vegano, también vas a encontrar carne cocinada de mil maneras. Así que si tienes algún tipo de rabia veganos y vegetarianos, también te lo vas a pasar bien...

Por último, como los italianos ocuparon Etiopía en los años 40, también es muy fácil encontrar espaguettis con tomate, verduras o carne. Por supuesto, los espaguettis vienen acompañados de injera.

Beyenetu: wots vegetales sobre esponjosa injera... yummy!

El agua

Como veníamos aprendidos de otros países, nos la jugamos poco con el agua. Como dice la O.M.S, si no sabes de dónde viene, no te la bebas. Siempre agua de botella, y a poder ser, evita los vasos, que evidentemente no los lavan con agua mineral, y vete a saber qué vida hay ahí.

Sanidad

Acceder a fármacos es súper fácil. Encontamos Symbicort de la misma marca comercial por 15€, y tuvimos que comprar algo parecido a Frenadol, y también sin problema. No era la misma marca comercial, pero tenía principios activos parecidos... y bien... curó el resfriado. Por cierto, aprendimos que me chorrea la nariz, en inglés, es simplemente rainy nose.

Roc en una consulta médica haciéndose una prueba de malaria

Internet

El peor de los países de todo el viaje por lo que respecta a internet. Sólo hay una compañía, Ethio Telecom, y está controlada por el estado. Así que como habrás deducido, los empleados de Ethio son funcionarios, y por supuesto, dan muchísimo palo. Para conectarte a internet tendrás que comprar una SIM, y además, registrar tu teléfono móvil. En teoría todo lo hacen en la oficina de Ethio, simplemente presentando el pasaporte, pero a nosotros nos hicieron ir tres días seguidos, y lo único que cambió fue el acento al decirnos come tomorrow. Al final, aceptamos que no nos conectaríamos a internet desde nuestro móvil y ya está. En todo caso, hemos conocido a gente que sí ha podido registrar el móvil, así que si estáis súper interesados, lo acabaréis consiguiendo. Pero armaros de paciencia.

Visados

Entrar en Etiopía cuesta $50 por el visado de un mes, y $70 el de tres meses. Puedes hacer el visado en el propio aeropuerto. Nosotros pudimos pagar con tarjeta, algo nunca visto en otros países, pero por si a caso, trae dólares.

¿Volveríamos?

No sé no sé. Lo más impresionante de Etiopía es la Depresión de Danakil, y una vez vista, pues ya está todo hecho... Es un paisaje increíble que recomendamos mucho mucho, pero con una vez, basta. El mundo tiene algún que otro lugar increíblemente fascinante, así que ¡a por él!



Este post lo empezamos a escribir en Adís Abeba, Etiopía

Publicar un comentario

¡Hola, lector de nuestro corazón! Este blog lo escribimos como recuerdo, pero si nos preguntas algo, te contestaremos con un amor infinito. ¡No te cortes y dinos cosas!