Las Vegas, Nevada, USA

Guía de viaje de Estados Unidos

Entre pitos y flautas hemos tardado un año y medio a llegar a Estados Unidos, ¡nuestro trigésimo y último país alrededor del globo! Cuando has pasado por unos 25 países bastante humildes y llegas a este primer mundo te das cuenta de que la sociedad occidental está bastante loca. ¿Cómo podemos ser la sociedad más rica, y a la vez, comer tal basura?

¡Hola desde el MoMA!


La cultura y las personas

Tras visitar Estados Unidos nos hemos puesto un poco pochos. Un año y medio viajando hasta llegar a uno de los países más ricos, y vemos que aquí la gente está bastante amargada. Por supuesto, no es que todo el mundo parezca un alma en pena, pero acostumbrados al buen rollo, risas, conversaciones con desconocidos y demás banalidades felices, en Estados Unidos la gente iba muy a su rollo y no le interesábamos lo más mínimo. Además, vimos que los camareros, que quieras que no es con quién más hablábamos cada día, eran simpáticos tan sólo por la propina. Un día dejamos una propina del 10%, y fueron súper desagradables... qué pena. Suponemos que mueven números muy grandes y eso provoca tensión. Problemas de ricos.

La economía y los dineros

Welcome to el país que conquista países. Las cosas van bien en los Estados Unidos... y puedes pagarlo todo, todito con tarjeta. Nosotros siempre utilizamos Revolut, nos sale el mejor cambio y con las comisiones más bajas. Hemos dado la vuelta al mundo sólo con esta tarjeta y estamos encantados. Si quieres saber más, tenemos este post explicando nuestra experiencia.

Presupuesto

A diferencia de las guías de los otros países, esta vez no te vamos a poder dar un número exacto de cuánto nos gastamos en Estados Unidos. La razón es muy simple: la semanita que pasamos en Nueva York estuvimos acompañados de nuestra queridísima familia, que nos venía a ver desde Girona y Barcelona. Y claro, ¿que es una familia si no te invita a algo de cuando en cuando? Pues en Nueva York, el billete más pequeño es el de $20, así que todo son números muy grandes.

Para que te hagas una idea, de media nos dejábamos entre $10 y $15 por persona cada vez que íbamos a comer. Había días que era un poco menos, porque comíamos un trozo de pizza y una agua y ala, pero otras veces hacíamos una pijadita y salía por $25 o $30 por cabeza. ¡Ojo!

Sobre los hoteles, prepáratelo bien, porque es lo más caro de todo. En la siguiente sección te dejamos links a los hoteles dónde nos alojamos nosotros, para que no pases tanto miedo cuando abras Booking por primera vez.

Por cierto, lo de que el billete pequeño es el de $20 es una forma de hablar, eh... es una broma. ¡A reír, a reír!

Dormir

Lo prometido es deuda, ¡nuestros hoteles! La verdad es que en Estados Unidos, el presupuesto se dispara muchísimo cuando piensas en dormir. Así que o te haces todo el viaje del tirón, empalmando día con día, o te dejas unas nóminas en los hoteles. Aquí te ponemos una lista de los hoteles donde nos hemos alojado nosotros, para que cuando entres a Booking no tengas el ataque de la hoja en blanco.

Primer hotel en Nueva York: CitizenM Times Square
Segundo hotel en Nueva York: CitizenM Bowery
Las Vegas: Vdara Hotel and Spa
Aeropuerto de San Francisco: Nova SFO
San Francisco centro: Union Square Plaza Hotel

Seguridad

En nuestros periplos por Nueva York, Las Vegas y San Francisco, lo único que vimos un poco chungo fue San Francisco. Si te mueves por las zonas típicas ningún problema, pero si andas por calles que están a 500 metros de las partes más turísticas verás cosas raras. Muchos, muchos vagabundos bebidos o drogados chillándose los unos a los otros y cosas así. San Francisco es muy loco.

Además, como hay tanta gente con los AirPods, no sabes si ese que anda solo hablando por la calle es un pijo entrepreneur o realmente un puto loco.

Idioma

A los americanos se les da bastante bien hablar inglés... tiene su acentito de pueblo, pero...

No, ahora en serio. Si estás aquí, lo que te preocupa del idioma no es el nivel de inglés, sino de español. Y sí, en USA se lleva mucho hablar nuestro idioma mesetario. En general, el resto del continente emigra a los Estados Unidos, así que los trabajos de servicio normalmente los hacen hispanohablantes. Por ejemplo, los camareros muchas veces hablan español. ¡Genial para que te venga a visitar la familia, como a nosotros!

Transporte

Bueno, moverse por las ciudades es fácil, pero moverte de una ciudad a la otra, no. No hay transportes públicos. Por las ciudades nosotros nos movíamos en metro o Uber, y por supuesto, de estado a estado, en avión.

El tema es que si quieres hacer el hippie, te tocará alquilar un coche. No hay ni autocares ni trenes baratos para moverse largas distancias. Eso es de pobre. ¡Qué miedo! ¡Dispara!

La comida

💩💩💩

El agua

Cero problemas. En Estados Unidos todo es denunciable, así que si el agua no fuera perfecta, se le caería el pelo a alguien.

Sanidad

Pues te vas a creer que Estados Unidos es la crême de la crême por lo que respecta a seguridad, pero la verdad es que no. Digamos que es seguro, pero de la misma manera en que Barcelona es segura. Bueno, un poco menos.

Viajando hemos visto que el mundo es un sitio muy seguro. Normalmente no tienes que ir con los ojos tan, tan abiertos por si te roban. Ya sabes, nada de dejar la cartera o el móvil en la mesa y cosas así. Pues bien, en Estados Unidos tienes que vigilar estas cosas y, además, a veces tener los ojos abiertos por ver en qué calles te metes. Estados Unidos es muy grande y generalizar está muy feo, pero si quieres basarte en nuestra bonita experiencia, Nueva York es seguro, Las Vegas es seguro pero un poco raro para llevar a niños, y en San Francisco hay yonkis hasta en el centro. Y no mola.

Internet

Como llegamos a Estados Unidos desde México, usamos la SIM mexicana y nos ahorramos comprar una nueva sim norteamericana. ¿Cómo? ¿Puedes usar una SIM mexicana en EEUU? ¡Sep!

Si también vienes de México, nuestra SIM era la de Telcel. Y la verdad es que había días que funcionaba muy bien, y otras que no tanto. Como los hoteles tenían un Wi-Fi de espanto, no nos preocupamos lo más mínimo, pero si eres de piel fina, consigue una SIM americana. Por cierto, preguntamos en alguna tienda qué costaba hacerse una SIM prepago para unos días, y no recordamos el número que nos dijeron, pero nos pareció muy pero que muy caro, sobretodo para los precios piojosos a los que estamos acostumbrados.

Visados

Ostras, este es un punto un poco palo. Para entrar a Estados Unidos hay que rellenar el ESTA, un formulario un poco aburrido al que se accede, rellena y paga en esta bonita página web. Ojo, porque hay empresas que te lo hacen pero a cambio de una comisión, y la verdad es que tampoco es tan fiable hacerlo con un tercero como hacerlo directamente con la web oficial. Nosotros lo hemos rellenado dos veces, una vez por cada viajecito a Nueva York, y siempre lo hemos hecho en la web oficial. Por cierto, vale $25 por persona, y tiene una validez de dos años. ¡Ah! Y no hace falta imprimirlo. Lo rellenas, te mandan algunos emails mientras te lo validan y aceptan, y ya está. Te presentas en inmigración y ala.

La ruta

¡Oh, qué final del viaje! Llegamos a Nueva York y estuvimos ahí una semanita con la inimitable compañía de nuestros padres, que vinieron a vernos en este final de la vueltecita. Luego, volamos a San Francisco, dormimos, y volamos a Las Vegas. Nos casamos, disfrutamos de la ciudad del vicio tres días, y volvimos a San Francisco. Estuvimos por la ciudad muy tranquilitos, y al cabo de 5 días... ¡volamos a casa!

¿Lo recomendamos?

Te vamos a contar la verdad: la primera vez que fuimos a Nueva York fue cuando decidimos dejarlo todo, meter cuatro cosas en una mochila e irnos a dar la vuelta al mundo. ¡Así que vigila! Si vienes a Estados Unidos, a lo mejor te pasa lo mismo que a nosotros y terminas haciendo algo enorme, como un viaje alrededor del mundo de un año y siete mesecitos, y luego, ¡esta genialidad!

¡Y vet aquí la mejor manera de terminar una vuelta al mundo en condiciones!



Este post lo empezamos a escribir en Las Vegas, Nevada, USA

Publicar un comentario

¡Hola, lector de nuestro corazón! Este blog lo escribimos como recuerdo, pero si nos preguntas algo, te contestaremos con un amor infinito. ¡No te cortes y dinos cosas!