Mascate, Omán

Guía de viaje de Omán

¡Omán es el país más impecable del universo! O como mínimo del nuestro. 
Bienvenidos al país con la arquitectura más cuidada, perfecta y limpia de nuestros ocho países de la vuelta al mundo. Aquí, cada foto que saques va a parecer un render. Una pasada.
A nosotros nos cautivó el color blanco impoluto de las casitas. Mires a donde mires todo está absolutamente cuidado, da la sensación de que todo está super pensado. Es como si alguien hubiera pensado mucho en la imagen que se quiere dar del país. No puedes llegar a saber si un edificio es antiguo o nuevo, el país se conserva en un estado tradicional nuevo inmejorable. Instagrammers, ¡venid aquí y gozad!

La preciosa ciudad de Sol

La cultura y las personas

Nosotros no estábamos mentalmente preparados para que la gente nos recibiera tan y tan bien. Tal como nos bajamos del autocar que nos llevó a Omán, un chico nos saludó, nos preguntó que si éramos viajeros, nos dijo que él también lo era, y terminamos pasando todo el dia con él. Hablamos de su viaje por el este de África en moto, nos llevó a los lugares más emblemáticos de la ciudad... y más tarde, al ver que un señor estaba parado al lado de su moto con evidencias muestras de que había viajado un montón, también se paró a hablar con él y terminó invitándolo a su casa. Hospitalidad máxima. Estuvimos un día en shock por el trato recibido.

Os presentamos a nuestro super amigo omani, Maher


La economía y los dineros

Primer mundo total: fácil de encontrar un ATM sin comisión, y casi siempre puedes pagar con tarjeta. ¡Aquí utilizamos Revolut a tope! Sólo hemos tenido que pagar en metálico en restaurantes dónde hemos comido por menos de 5€ los dos. Acostumbrarse a la moneda es fácil, porque sólo tienes que multiplicar los precios por 2 y pico para saber cuánto valen las cosas en euros.


Presupuesto

El autocar de Dubai, UAE a Muscat, Omán nos costó 24€. Durante nuestros 11 días en Omán nos gastamos 887€, que son 80,63€ al día. Dejar Omán con un vuelo de Muscat, Omán a Mumbai, India nos costó 320€.

Este es el autobús que nos llevó de Dubai a Muscat

Seguridad

Según nos han contado los locales, mientras no practiques sexo en medio de la carretera o corras desnudo por las calles, puedes hacer o que quieras y nadie te dirá nada. Es seguro acampar en cualquier lado, e incluso hacer autostop. La gente deja los móviles encima de la mesa y se marcha, y nos hemos acostumbrado a dejar las mochilas en todos lados y marcharnos tan tranquilos. Impensable en otros lugares del mundo, y tristemente, también en nuestro país.

Nos compramos esta preciosa casita portátil para disfrutar de lo seguro y precioso que es Omán

Idioma

Los más pijos hablan inglés, pero nos hemos encontrado que en algunos restaurantes humildes no tenían ni idea de hablarlo. Así que aprende árabe, o ven preparado para hacer señas y dibujitos... en todo caso, no te preocupes demasiado: no te vas a quedar sin un plato en la mesa.

La sala de rezo y el baño está indicado también en inglés, bien.

Transporte

En Muscat, la capital, tuvimos muchísima suerte y tres personas se ofrecieron a movernos por la ciudad en su coche al vernos andando con los mochilotes. Pero si no tienes tanta suerte, a lo mejor tienes que parar un taxi para moverte por la ciudad. Sobre transporte público, sólo hay autobús, y hay muy pocas líneas... y al ser un país tan y tan caluroso, no te plantees andar más de un cuarto de hora bajo el Sol...

Sobre salir de la capital y moverte por el país, todo el mundo opta por alquilar un coche. La razón es que el transporte público es casi inexistente. Nosotros alquilamos nuestro coche en el segundo hotel en el que estuvimos, y nos costó unos 20 rial al día, es decir, unos 40€. Era un turismo automático con un motor bastante pequeño, pero muy cuqui por dentro, y sobre todo, con aire acondicionado. Creemos que nadie os ofrecerá un coche sin AC, pero por si acaso, preguntad... A todo esto, buenas notícias: las carreteras están en perfecto estado, la gasolina vale 30 céntimos el litro, y las multas de velocidad, 15€. ¡A fondo! Pero ojirri que hay muchísimos radares.

Roc dentro de nuestro cochazo de señor

La comida

En Omán creemos que la cocina representa a la sociedad, y también a la clase social. Así que hay dos tipos de restaurantes completamente diferenciados.

Por un lado, podrás comer unos menús humildes en restaurantes indios por 2€ por persona. Son los últimos en cerrar y los primeros en abrir, no tienen ni papa de inglés, y comerás briyani, arroz indio, con cosas. Y probablemente te acabarás cansando. Mira que nos gusta la comida india, pero es que la de Omán es para la clase baja bajísima, y por esos precios no pueden hacer demasiado.

Comida india muy barata pero muy mediocre


Por el otro, podrás ir a restaurantes un poco más deluxe, pagando unos 8€ por persona. En las calles omanis no supimos encontrar una cocina muy especial, así que este punto no fué su fuerte. Si podemos sugerirte un sitio, nuestro restaurante favorito es el Turkish House en Muscat. Pide el plato pequeño de hummus de primero, y el pescado a la brasa que te recomienden de segundo. Hacía tiempo que no probábamos un pescado tan delicioso.

Comiendo el mejor hummus, mutabal y mohamara del mundo, ¡id a Turkish House!
No podemos ver esta foto sin que se nos caiga la baba...


¡Oh, por último! No pidas hummus en restaurantes indios, jamás. La foto que ponen en la carta es bonita, pero se la han bajado de internet. El hummus sabrá a ajo y estará demasiado líquido. ¡No caigas como hicimos nosotros!

Sí amigos, ¡aquí os presentamos el peor hummus del mundo!

El agua

Nosotros bebemos agua embotellada para sentirnos tranquilos, pero no tenemos miedo a comer cosas lavadas con agua del grifo, tomar zumos con cubitos del agua del grifo... estamos como en casa. ¡Por cierto! No dejes de pedir zumos de lima y menta por miedo al agua, ¿eh? Están buenísimos, con el calor entran genial, y a nosotros nos sentaron perfecto.

¿No te apetecería un zumito de lima y menta ahora?

Sanidad

Primer mundo total. Preocupaciones cero. Omán es relativamente pijín. Si nos pusiéramos enfermos ahí, pasaríamos un calor asfixiante pero lo llevaríamos bien.

El test del Symbicort nos llevó a una farmacia que nos lo ofrecía por 54,50€. De los precios más caros de todo el viaje, y a la par que el que estábamos acostumbrados en España si no era con receta médica.

Internet

Diez minutos más tarde de bajarnos del autocar que nos llevó a Omán ya estábamos conectados a internet con nuestra propia SIM de Ooredoo. La SIM nos costó 2 rials, y el plan de datos 2 rials más. En total, 4 rials, que son 8€. No es barato, pero sí fácil. A todo esto, necesitarás el pasaporte para que te vendan la SIM, pero la gestión son unos cinco minutos. La parte mala es que el plan era de 750MB a gastar en una semana, y a la que abres Booking o Instagram, los datos vuelan.

Así son las tarjetas prepago de recarga de datos. ¡Rasca y gana!

Visados

¡Gratis! Que el visado fuera gratis fue el primer besito que nos dio Omán, y fue el primero de muchos. En cinco meses de viaje, es el único país que no nos ha cobrado por cruzar la frontera. Dubai casi estaría en esta bonita lista, pero nos cobró por salir... que ruínes.

Pagar por salir de Dubai, ¿en serio?

La ruta

Lo actualizaremos cuando tengamos un ratín! Mientras, os dejamos algunas fotos para que gocéis.

La costa del Golfo de Omán está llena de pequeñas calas preciosas donde acampar libremente
Obligatorio, ir a Wahiba Sands y adentrarse mucho, muchísimo al desierto
Nuestra performance en Gran Mezquita del Sultán Qaboos

¿Volveríamos?

Sí, sin ninguna duda, pero no en mayo. Mejor en noviembre, cuando el clima es más fresco. Nosotros no hemos podido disfrutar del todo el país por el fuego infernal que caía del cielo. Queremos volver en especial para volver a disfrutar del Wadi Shab, uno de los paisajes naturales más increíbles del mundo.

Y esta es solo la puerta de entrada a Wadi Shab, ¿te vienes?



Este post lo empezamos a escribir en Mascate, Omán

Publicar un comentario

¡Hola, lector de nuestro corazón! Este blog lo escribimos como recuerdo, pero si nos preguntas algo, te contestaremos con un amor infinito. ¡No te cortes y dinos cosas!