La Paz, Bolivia

Guía de viaje de Bolivia

Roc haciendo el tontico en el Salar de Uyuni

¡Bienvenido a Bolivia!

Ante todo, tenemos que advertirte: en Bolivia no hemos hecho una ruta tan larga y completa como en el resto del viaje. Bolivia es lo que hay entre que descubrimos que teníamos que visitar un dentista serio, y el dentista serio en sí. Nos pensábamos que Bolivia sería un país muy de paso, con muy poca personalidad, muy pobre y sin posibilidades... y ha sido todo lo contrario. Si tienes la suerte de poder dedicarle tiempo, ¡hazlo! Nosotros te vamos a contar nuestra experiencia para que vayas más preparado que nosotros, pero sintiendo un poco de pena por haber marchado demasiado deprisa.

La cultura y las personas

¡Oh que amor! En cada país nos parece que la gente es aún más simpática, y Bolivia no es una excepción. Todo el mundo ha sido súper amable con nosotros: camareros, gente que iba en el mismo teleférico que nosotros, guías, el equipo del hotel, la recepcionista de la oficina del tour, la peluquera, la gente a la que le compramos la SIM... en resumen, todo el mundo ha demostrado ser más bonito de entrada de lo que éramos nosotros.

La economía y los dineros

La moneda de Bolivia es el llamado boliviano. Es gracioso. Es como si en Catalunya el fuet costara dos catalanes y medio.

En la mayoria de sitios no muy turísticos no aceptan tarjeta, pero ahí va la alegría: ¡los cajeros no cobran comisión por sacar dinero! Así que da igual pagar en metálico o en tarjeta.

Otra curiosidad: no hay NFC. Nos habíamos acostumbrado a pagar con el móvil en Chile, Nueva Zelanda y Australia, pero ahora tenemos que pagar en papel. D'oh!

Presupuesto

En los 9 días que hemos estado en Bolívia nos hemos gastado 832€, que son 92,50€ al día. Eso es una puta locura teniendo en cuenta el poco presupuesto con el que te puedes mover por Bolivia, pero claro, hemos ido a restaurantes geniales, alguno de autor, hecho el tour del Salar de Uyuni... todo tipo de cosas a las que ya no estábamos acostumbrados, jijiji

Por cierto, llegar a Bolivia des de Chile nos costó los 262€ que nos costó el tour del Salar, y salir de Bolivia para ir a Perú costó 6,43€, en un autocar de 4 horitas de Copacabana hasta Puno.

Seguridad

¡Cero problemas! Al menos en Uyuni, La Paz y Copacabana no pasó nada sospechoso.

Bueno... es verdad... Anna vió un vagabundo que llevaba algo parecido a una navaja... pero a lo mejor era para pelar la pera o untar mermelada... quién sabe.

Idioma

Viajar por sudamérica es genial justamente por eso. Hace un par de meses aterrizamos en Chile, y nos soprendríamos de no entender la mitad de cosas. Ahora ya estamos acostumbrados. En los restaurantes tenemos que preguntar muchísimo por los ingredientes, y siempre nos explican qué es cada cosa con muchísima paciencia.

En todo caso, si sólo hablas inglés, lo tienes chungo. Primero, porque en Bolivia no se lleva demasiado en inglés en zonas que no sean muy turísticas, y la segunda, porque estas líneas están en español. ¿Ya?

Y por último, si eres un explorador del mundo, te gustará saber que conforme más te alejes de la capital, más posibilidades tendrás de escuchar quechua y aimara. Y suenan muy, muy diferente a todo. Son los vascos de hispanoamérica.

Transporte

Moverse por Bolivia implica sí o sí tomar autocares. Y es una experiencia sobrenatural. Nosotros fuimos de Uyuni a La Paz en un autocar nocturno de 10 horas por 150 bolivianos (19€) por persona, y de La Paz a Copacabana, en un autocar diurno de 3 horitas por 50 bolivianos (6,40€) por persona. Oh, y por supuesto, había autocares más caros y más baratos. Los más baratos no tenían sillón súper ancho y súper reclinable como el nuestro, y los más caros incluían cena y desayuno en el mismo autocar.

Ostras, una curiosidad: ¿sabías que en La Paz hay la red de teleférico urbano más grande del universo? Nosotros no teníamos ni idea, y es impresionante. Da solución a una ciudad súper abarrotada, con un desnivel imposible... nos quedamos a cuadros al ver lo bien que lo han hecho, de verdad. ¡Bravo, Bolivia! Si te interesa mucho el tema, pusimos más fotitos en este post de Instagram.

Esto es como volar por la Diagonal de Barcelona


La comida

Bueno, esto es lo que más nos está sorprendiendo de Bolivia.

Nuestra expectativa era malísima. Marc, un chico que conocimos en Nueva Zelanda, nos dijo que el plato nacional de Bolivia eran las patatas fritas con frankfurt. Y la verdad es que sí, pero ofrece mucho más.

Ante todo, tenemos que hacer una confesión: nos dejamos la pasta en comida. Como te comentábamos en la entrada al post, veníamos de Chile, dónde incluso los menús sencillos se disparan bastante, y de comer muy pero que muy mal durante el tour por el Salar de Uyuni. Así que cuando llegamos a La Paz, buscamos muchísimo por Google Maps para comer como unos señores.

Visitamos un mejicano buenísimo, un vegetariano de escándalo, comimos por primera vez en nuestra vida en un restaurante de autor, nos dejamos sorprender por un menú súper local pero de primerísima calidad... bueno, es que incluso en el hotel dónde dormimos cocinaban de primera. Sobre el precio, normalmente nos gastábamos unos 80 bolivianos en total, que son unos 10€. Sólo se disparó la cena de autor, que costó 400 bolivianos entre los dos, unos 51€.

Sopa de maní a.k.a. cacahuete
Chairo: la versión boliviana de la escudella catalana
Ají de lengua de ternera, acompañada de chuño recubierta de salsa de cacahuete

Por cierto, las fotos son del menú de 40 bolivianos por cabeza del restaurante Luciérnagas de La Paz.

Para terminar, un apunte: si vas canino, a menos de cinco calles de un barrio bastante pijín llegamos a encontrar menús de tres platos, incluyendo un trozo de carne a la brasa, por 10 bolivianos, casi 1,30€. ¡Busca eso en Chile!

Estos números no los habíamos visto antes en un año y pico de viaje
¡Edit! Nos vemos obligados a editar, tristemente, este post. Al llegar a Copacabana, todo nuestro entusiasmo sobre comer en Bolivia desapareció. Subieron muchísimo los precios, bajó la calidad... que pena. Así que si vas a Bolivia, ¡pasa unos días en La Paz probando todo lo que se te ponga enfrente!

El agua

Por lo que hemos preguntado, el agua es potable, pero tiene tanto sabor a cloro que ni tan sólo los locales la toman. Pide botellines de agua. Esto no es Chile, dónde te clavan 3€ por cada una... aquí valen un eurete o menos. Yay!

Sanidad

Tristemente, Bolivia es el primer de los 24 países que hemos pisado dónde no venden Symbicort. Suerte que nos quedan 40 dosis mientras escribimos estas líneas... En todo caso, tienen otras cosas para tratar el asma, pero no con los mismos principios activos que el Symbicort. Si te preocupa mucho el tema, trae Symbicort de casa, o compra lo equivalente al Ventolín, el salbutamol, que sí que lo venden.

¿Y sobre los hospitales? Pues no sabemos. Nuestra teoría es que en todos los países hay ricos, pero Bolivia no es un sitio dónde nos gustaría ponernos enfermos. No sé, ven sano y ya está.

Internet

En los hoteles dónde nos alojamos Internet iba bastante bien. Eso sí, eran hoteles relativamente pijines, de 28€ por noche uno y 31€ el otro.

Sobre internet en el móvil, en Uyuni nos compramos una SIM de Entel, la empresa del estado. Costó 10 bolivianos (1,30€) la SIM, y 50 bolivianos (6,40€) cada pack de 2 GB. Sobre la velocidad, la verdad es que incluso en La Paz, a veces iba muy muy a poco a poco...

La tienda de Uyuni dónde compramos la SIM de Entel 

Otra cosa increíble: en La Paz encontramos teléfonos fijos, de los antiguos, en la mesa de alguien, ¡para que pudieras llamar! Como las cabinas telefónicas de antaño, pero servidas por particulares.

De nuevo, Bolivia nos sorprende con algo que no habíamos visto jamás


Visados

¡Ningún problema! Entrar a Bolivia por tierra desde Chile fue gratis, y no nos preguntaron por nada. Íbamos en el tour del Salar de Uyuni, de manera que todo eran bienvenidas. Dice internet que lo único que necesitas es la vacuna de la fiebre amarilla. No nos la pidieron, pero si no la tienes, póntela. Es casi gratis y te ahorras una muerte agónica. ¡Todo ventajas!

La ruta

La nuestra fue muy simple: llegar a Uyuni desde Chile, ir a La Paz, y de ahí a Copacabana. Como teníamos prisa para llegar a Cusco, Perú, no pudimos entretenernos todo lo que nos había gustado...

¿Lo recomendamos?

¡Pues claro! Con el poco tiempo que le hemos dedicado, nos hemos quedado con muchísimas ganas de más. Como vas a ser relativamente rico en Bolivia, puedes hacer cosas que en otros países como Chile no podrías. Gastronomía de primer nivel, muchísima montaña y naturaleza, una cultura muy diferente y además, muy desconocida... ¿Sabías que en Bolivia hay muchísimas cholitas? ¿Qué? ¿Que no sabes lo que es una cholita? Pues no te vamos a poner el link: ¡compra un vuelo y ven!



Este post lo empezamos a escribir en La Paz, Bolivia

Publicar un comentario

¡Hola, lector de nuestro corazón! Este blog lo escribimos como recuerdo, pero si nos preguntas algo, te contestaremos con un amor infinito. ¡No te cortes y dinos cosas!