Kamala Beach, Tailandia

Guía de viaje de Tailandia

¡Tailandia, capital mundial del turismo mochilero español, y protagonista de "Lo imposible", la peli de llorar y hacerse un seguro médico internacional! En Tailandia nos vino a ver Biel, Esteve y Erika, así que no tuvimos mucho tiempo de escribir esta guía. La iremos mejorando con el tiempo, pero de momento, aquí va un pincelazo de lo que os podéis esperar de Thai.

Benvinguts a Tailandia, familia! Quines ganes de veure-us!


La cultura y las personas

En Tailandia te vas a cruzar con dos nacionalidades: tailandeses y españoles.

Los tailandeses son gente amable, que tienen muchas ganas de hacerte feliz, muy respetuosas y colaboradoras. Están convertiendo su país un poco ruín en algo que está floreciendo con unos colores muy intensos. Siempre dicen hola, y si lo sienten, dan las gracias muy, muy de corazón.

Los españoles, no.

La economía y los dineros

La moneda tailandesa es el baht, y es un poco difícil de procunciar. 200 bahts son unos 5€, y no sabemos por qué, hacer la regla de tres nos está costando un poco.

Cosas que debes saber: como en muchos otros países, los ATM's de Tailandia tienen unas comisiones súper altas. Lo hemos probado con muchas ganas, y no hemos encontrado ningún cajero que tuviera una comisión menor a 220 bahts, 5,80€ a día de hoy. Además, no puedes sacar más de 20.000 bahts cada vez, que son unos 528€.

Por otra parte, los hoteles, que probablemente sea dónde más dinero te dejarás, aceptan tarjeta. Algunos restaurantes también, pero a veces aplican un 3% de comisión, así que te tocará hacer números para saber qué te interesa más.

Presupuesto

¡Tenemos que hacer los números! Y serán números un poco complicados, porque nuestros amigos nos vinieron a ver a Tailandia, e hicimos muchos números compartidos. Además, pasó algo raro con la Revolut, y nos devolvieron algunos pagos a Grab, así que si te mejor te hacemos los números a ojo...

Los hoteles nos han costado unos 40€ por noche, la habitación doble. Ir a ver a los elefantes en Chiang Mai nos costó 1.500 bahts por cabeza, que son unos 40€, y una salida de todo el día con un guía muy hippie en Krabi, 1000 bahts por cabeza, unos 26€. Comer cuesta unos 250 bahts por barba, 6,60€.

Perdón por no dar un presupuesto diario exacto, pero es que tendríamos que abrir el Excel y volvernos locos haciendo números... ¡y eso siempre lo hace Esteve, que ya ha vuelto!

Seguridad

Como dijo Javi sobre Vietnam, en Tailandia se respiran muy buenas vibras. Poca gente te intentará timar demasiado, y no te sentirás inseguro en ninguna parte del país. A lo mejor te sientes incómodo en la zona de fiestecita de Bangkok porque la prostitución está servida en bandeja de plata, pero si venías a hacer el guiri, ya sabías a lo que venías.

Idioma

Sorprendentemente, en Tailandia llevan el inglés un poco mal. Tras ocho meses viajando, Tailandia es que el peor lo lleva. Aún así, tampoco está siendo un gran problema. Las buenas vibras lo arreglan todo.

Transporte

En Tailandia vivimos el viaje de dos modos a la vez: el primero, siendo cuatro adulto y un pequeño de casi 5 añitos, y la segunda, siendo sólo la bonita pareja que siempre te cuenta cosas en el blog.

La primera parte fue un poco rápida: queríamos ver Bangkok, Chiang Mai y Krabi, así que volamos. Algunos vuelos internos fueron súper baratos, pero algunos no tanto. Así que si quieres darle un vistazo, nosotros compramos vuelos con Air Asia y con Thai Airlines. La segunda, bastante pijita.

La segunda parte del viaje, fué bastante más tranquila, y volvimos a movernos con transporte público. Para poneros un ejemplo, hiciomos casi dos horas de minivan por 130 bahts, unos 3,50€, pero el problema es que sólo hicimos 125 kms... bastante lento.

En resumen: como siempre, viajar por tierra es barato, pero lento. ¡El mundo real!

La comida

Oh díos mío. Primero de todo: si vivís en Barcelona, cenad en el Spicy Thai y pedid un pad thai de primero y un curry masaman de segundo. ¡Y saludad al camarero de nuestra parte! Si no sabe quién son los de ANTI-VIAJE, decide que somos los frikis que hicieron el Camino de Santiago del Norte en bici porque él nos lo recomendó.

Dame masaman y hazme lo que quieras

Si te preocupa el tema del picante, tranquilo. Como irás a sitios muy guiris, ya sabrán que no se tienen que pasar con el picante, y si pides algo picante sin saberlo, te avisarán de que a lo mejor no te gusta. Se ve que hace unos años era una locura comer en Tailandia, porque se pasaban un montón con el picante... pero ya no.

O a lo mejor nos hemos acostumbrado a ello en Etiopía, la India, Sri Lanka, Malasia... jijiji.

En Bangkok es fácil comer bicho. Sabe a frito.

Por cierto, ¡súper súper súper importante! Si tenéis la suerte de tener tan buenos amigos como nosotros, pedidle que os traigan un fuet y un poco de aceite, ¡y a lo mejor traen media charcutería como hicieron los nuestros!

Tras ocho meses de viaje, este desayuno sabe a OOOOOOH YASSSSS!!!


El agua

Bueno, este punto es un poco difícil. Aquí, tendrás que vigilar con el hielo, porque alguna vez nos han servido un vaso con hielo para que nos pusiéramos ahí nuestra agua embotellada, y primero notamos un sabor extraño, y luego muchas ganas de visitar al Sr. Roca. ¿A lo mejor los que servían esos vasos contaminados tenían acciones en Roca? Who knows.

Sanidad

Chungui. Las farmacias que hemos visto eran medio supermercado, y como llevan el inglés un poco mal, no nos gustaría ponernos enfermos aquí.

Por cierto, el test del Symbicort nos salió un poco rana en Tailandia. Tienen la misma marca comercial que en España, pero vale 50€, caso como en España. Con lo acostumbrados que estábamos que el Symbicort fuera más barato ahí dónde fuéramos, y hemos encontrado una excepción.

Internet

En ocho meses de viaje, en Tailandia hemos encontrado la mejor oferta por lo que respecta a las SIM. Sin salir del aeropuerto de Bangkok compramos una tarjeta SIM que ofrecía internet ilimitado durante 30 días. ¿Internet ilimitado? Pues con la broma, llevamos 67 GBs bajados en 20 días. ¡Casi nada! La tarjeta nos costó unos 25€, y es de la empresa TrueMov-H. En su página web no hemos encontrado nuestra tarjeta SIM en concreto, pero es que tenían las ofertas escritas en un folio fotocopiado... a lo mejor cambian cada poco. Así que si quieres hacer lo mismo que nosotros, ya sabes: llega al aeropuerto, y mira las ofertas de las tres empresas de telefonía que encontrarás.

Visados

¡Gratis! ¡Baja del avión, di hola en inmigración, y ya está!

¡Hola! ¡En nada nos parará la policía por no llevar papeles pero aún no lo sabemos!

La ruta

Cuando la escribamos, ¡la añadimos aquí! Que es un chorro muy largo...

¿Volveríamos?

¡Claro que sí! De cabeza a Krabi. Es muy, muy verde, y si te sales de los sítios turísticos, ofrece una Tailandia mucho más real de lo que esperábamos. Por cierto, si vienes, duerme un par de días en el Baan Suan Thip Homestay. Lo lleva Dan y su mujer, y por 1000 bahts por cabeza nos montaron el día más bonito que hemos vivido en Tailandia. ¡Y dadle recuerdos de nuestra parte, también! ¡Y un abrazo a Hiro, su hijo!

Solitos, solitos, en una reserva natural en Krabi

¿Algo más?

Pues que la familia le dedicó un montón de horas, ganas y esfuerzo a hacer un video para acordarnos toda la vida de esos fantastiquísimos días junticos en Tailandia! Es muy personal y bonito y precioso, y somos todos tan guays que no tenemos reparos en compartirlo. Si se os cae la lagrimita, dadle al like al video. Si conseguimos mil likes, ¡Esteve lo dejará todo y se dedicará exclusivamente a dirigir pelis de recuerdo!




Este post lo empezamos a escribir en Kamala Beach, Tailandia

Publicar un comentario

¡Hola, lector de nuestro corazón! Este blog lo escribimos como recuerdo, pero si nos preguntas algo, te contestaremos con un amor infinito. ¡No te cortes y dinos cosas!