San José, Costa Rica

Guía de viaje de Costa Rica

¡Bienvenidos a Costa Rica! Nuestro paso por Costa Rica fue muy, muy fugaz. Vinimos porque queríamos cruzarnos con Eva, Juanete, Pablo y Violeta de Arreveure, unos amigos de nuestra ex-vida en Barcelona, y con Carolina y Osmany, dos amigos de nuestra vida viajera que conocimos en Corea del Sur. Y como teníamos muchas ganas de México lindo, vinimos a Costa Rica solo cuatro días, para dar besos, abrazos, ¡y volar! Así que esta guía, aunque la hayamos escrito con todo el amor del mundo, es lo que aprendimos de Costa Rica durante menos de una semana. ¡Qué modo tan rápido de viajar!

Nuestro paseíllo por El Silencio, en la zona del volcán Arenal


La cultura y las personas

Oh, ¡la felicidad costarricense! En Costa Rica, a parte de algún caso excepcional, todo el mundo estaba de muy buen rollo. Y además, muy orgullosos de su país, tanto de la gente como de la biodiversidad que hay. Una de nuestras primeras conversaciones fue con el camarero de un restaurante mexicano (¿ves como teníamos muchas ganas de México?), y estuvimos como cinco minutos hablando de lo bonito que era Costa Rica y lo muchísimo que había por ver.

A parte de la gente que conocimos fugazmente, imagina lo bonitos que serían nuestros amigos costarricenses surcoreanos, si los conocimos en Asia y quisimos venir a verlos a América Central! ¡Y ahora queremos que vengan ellos a Barcelona...!

¡Tú también te los querrías llevar a casa!


La economía y los dineros

En Costa Rica pasa algo muy curioso: se puede pagar tanto en la moneda local, el colón, como en dólares americanos. Si eliges la segunda opción te aplicarán su cambio de moneda y te devolverán el cambio en colones. Es cómodo los primeros días, hasta que consigues cambiar moneda, pero claro, no sale a cuenta.

En los cajeros costarricenses podrás sacar dinero tanto en colones como en dólares americanos. Lo que claro, si lo sacas en dólares americanos te hacen su conversión, así que no lo probamos. Como nuestra estadía fue tan fugaz, tan sólo sacamos 35.000 colones, que son unos 53€, y con eso y pagar con tarjeta ya sobrevivimos. Lo que ten en cuenta que no se puede pagar con tarjeta en todos lados. Por ejemplo, en ningún de los dos hoteles en los que nos hospedamos pudimos pagar con tarjeta. Pero claro, también eran muy humildes. A lo mejor en los más normales sí que se puede.

Presupuesto

Llegamos a Costa Rica desde Bocas del Toro. La lancha y furgoneta desde Bocas del Toro hasta Puerto Viejo nos costó 36€ en total. El vuelo de salida, de San José a Ciudad de México nos costó 278€ en total.

En nuestra estadía de cinco días y cuatro noches en Costa Rica nos gastamos 289€. Como nosotros dividimos los costes en días completos, podríamos decir que nos gastamos 72€ al día, que es bastante poco contando con que alquilamos un coche. Por otra parte, tres de los cuatro hoteles a los que fuimos fueron muy baratos, entre 25 y 30€ la noche, que es muy poco por Costa Rica.

Dormir

Nos esperamos que dormir a lo mochilero fuera muy caro, pero por suerte, no fue así. La primera noche, en Puerto Viejo, dormimos en el bonito y pijín Hotel Banana Azul. Se disparó un poco del presupuesto, pero era un sitio preciosín. Las otras tres noches estuvimos en hoteles muy humildes: el Hotel Siesta, el hotel más barato de San José, el Allamanda Rooms, un hotel familiar de una familia preciosa en La Fortuna, y el Hilda's Bed & Breakfast, otro hotel familiar al lado del aeropuerto internacional.

Seguridad

Cero problemas. Todo muy buenas vibras, palabras bonitas, sonrisas sinceras... En Costa Rica todo es muy verde, y la gente también.

Bueno, ahora que lo pensamos, nos contaron que el barrio en el que dormimos en San José, además, era el más seguro de todos... así que digamos que nuestra opinión es muy sesgada. Pero bueno, el tema es que tampoco te vayas a pasar el día en sitios peligrosos. Pregunta y ala. ¡Ah! Y si quieres saber cuál era el barrio tan tranquilo de San José, mira la ubicación de nuestro hotel.

Idioma

¡Ostras, que risas! En Costa Rica se habla muy como nosotros, pero hacen el sonido de la R un poco distinto. Al principio nos pensábamos que era algo de alguien, pero luego vimos que es algo generalizado. En todo caso, no hay ningún problema en entenderlo todo.

Cada vez que escribimos esta sección en un país americano, nos acordamos de Chile. Que raro hablaban ahí, ¡po!

Transporte

Costa Rica parece un país pequeñín, pero moverse se cobra bastantes horas. Las carreteras tienen solo un carril por dirección, y la velocidad máxima es de 80km/h. Olvídate de teletransportarte de un sitio a otro.

Nosotros fuimos de Puerto Viejo a San José en un autobús público que costó $12 por persona, y tardó como cinco horas. Para que te hagas una idea, lo mismo pero en furgoneta privada costaba $59. ¡Atraco a mano armada!

Para movernos por libre para ver a nuestros amiguetes autocaravaneros alquilamos un coche en Sixt, que quedaba al lado del hotel de San José. El cochecito nos costó $54 por dos días, incluyendo seguro del propio coche. Normalmente no lo contratamos, pero se ve que en Costa Rica es obligatorio en el caso de que tu tarjeta de crédito no tenga un seguro a tu vehículo. Muy loco. Pero ve avisado... Nosotros no lo contratamos cuando reservamos por la web y, después en la oficina de Sixt, nos querían añadir el seguro por ocho veces el precio que aparecía en la web. Tuvimos que discutirnos un poco para llegar a la conclusión de que cancelaran sin coste la reserva que hicimos vía web, y que hiciéramos otra reserva nueva, pero añadiendo el seguro en el mismo momento que reservábamos. ¡Que listos...!

La comida

Ostras, punto un poco negativo para Costa Rica. El país está infestado de McDonalds, Pizza Huts, KFC y otros restaurantes locales, pero también de comida rápida. Mal, mal.

A parte de eso, el plato tradicional es lo que llaman casado. Es un plato combinado con frijoles, arroz, la carne que elijas, plátano frito, a veces un poco de pasta... una explosión de mediocridad.

Casado de pollo en el Casona Mía, un restaurante de carretera


El agua

La verdad es que con el poco tiempo que estuvimos ahí, nunca bebimos agua del grifo. Costa Rica está ahí ahí entre primer mundo y tercero, y no te sabríamos decir si sería conveniente beber agua corriente. Que te crees, ¿que este es un blog de esos que buscamos cosas en Wikipedia para contártelo? ¡Nada de eso!

Sanidad

Como pasamos tan rápido por Costa Rica no pudimos hacer nuestra prueba del Symbicort... pero amigo, no vayas a sufrir: nuestro sexto sentido mochilero nos indica que no te va a faltar de nada en Costa Rica. ¡Tanta gente feliz viviendo ahí no puede estar equivocada!

Internet

Tal como cruzamos la frontera costarricense fuimos a una tienda del pueblo y compramos una tarjeta SIM de Kölbi, la empresa que anteriormente era del estado y que tiene un logo muy pero que muy cuqui. Entre la SIM y dos gigas de internet nos gastamos 5.000 colones, que son 7,50€. No es barato, pero ostras, es que la app de Booking se baja las fotos a una calidad absurda y como queríamos improvisar...

Visados

Nada, cero, gratis, libre. Entrar a Costa Rica no nos costó nada, y encima, ni nos preguntaron por el vuelo de salida. Eso sí, cuenta que nosotros entramos por la frontera de la costa norte de Panamá, viniendo de Bocas del Toro, y bueno... digamos que es muy pero que muy humilde. Había gente que ni se paraba a que le sellaran.

Nuestra entrada triunfal a Costa Rica


La ruta

Nuestra ruta fugaz fue llegar a Puerto Viejo desde Bocas del Toro, ir en bus público hasta San José a ver unos amiguetes, alquilar un coche e dirigirnos a La Fortuna a ver otros amiguetes, y volver a San José para volar el día siguiente hacia México. Es una ruta que sólo te recomendamos si vas a ver a nuestros amigos, y por una de esas casualidades, aún están en los mismos lugares.

¿Lo recomendamos?

Hombre, lo que vimos nosotros no fue muy especial. El ambiente que hay está un poco como americanizado. Una playa a la que fuimos y no hizo sol, así que no nos dejó muy locos. Cosa difícil viniendo de Bocas del Toro en Panamá, por cierto... La comida no es muy especial... Los animales típicos de la zona los habíamos visto en el Amazonas... No sabríamos qué decirte. A lo mejor es que el contexto no fuera muy bueno para nosotros, y sobretodo, que no le dedicamos al país el tiempo que se merece, así que en principio te diríamos que no lo recomendamos demasiado, pero que en el caso de Costa Rica, tampoco nos hagas mucho caso. Ignóranos y ve a lo loco, que nosotros es lo que hacemos y nos va genial, jijiji!



Este post lo empezamos a escribir en San José, Costa Rica

Publicar un comentario

¡Hola, lector de nuestro corazón! Este blog lo escribimos como recuerdo, pero si nos preguntas algo, te contestaremos con un amor infinito. ¡No te cortes y dinos cosas!