Dar es-Salam, Tanzania

Los saludos en suajili

¡Buenas, queridísimos lectores! Ya llevamos nuestra primera semanita en Tanzania. Llegamos en tren desde Zambia, estuvimos una noche en Dar es-Salaam, y al día siguiente nos fuimos a Zanzíbar. Pasamos ahí cinco días bastante estupendos, y volvimos a Dar es-Salaam.

Y en Zanzíbar nos encontramos con una amiga de la infancia de Anna, Anna. Para diferenciarla de Anna, usaremos sus apellidos, así que la llamaremos Anna M. Así no la confundiremos con Anna M.

Anna M. es guía. Guía de trekkings, de safaris... y como nos comentó tan rápido cómo le preguntamos cuántos idiomas habla, le encantan las lenguas. Durante el demasiado poco tiempo que compartimos en Stone Town, la vimos hablar suajili con una fluídez propia de un nativo. Era la bomba. Ella, como nosotros, es blanca, y cuando los locales de Stone Town le decían cualquier cosa y ella contestaba con un perfecto suajili, veías que las caras cambiaban. Y como nos gustaron esas caras, nos interesamos un montón en aprender suajili.

A diferencia de Malaui y Zambia, dónde los locales se reservan el chichewa y el nyanja para ellos mismos, en Tanzania les encanta que aprendas su idioma. El suajili es una lengua franca, y eso significa que es como la lengua estándard para comunicarse entre personas que tienen otros idiomas como nativos. Según wikipedia, lo hablan unos 80 millones de personas, pero sólo un 2% la consideran su lengua materna. ¿Y qué deducimos de que sea una lengua franca? Pues que debe ser un idioma relativamente fácil.

Señora que le pidió a Roc sacarse una foto con él
Lo primero que vimos en Tanzania fue que la gente nos hablaba mucho por la calle. Nos decían cosas, y no era para vendernos nada. Al principio no lo entendimos. Jambo! Mambo! Poa! Pero Anna M. nos lo explicó: las conversaciones empiezan por "¿que tal?", y deben seguir por "bien". Lo que pasa es que hay un montón de maneras de decir el "¿que tal?", y a cada una de ellas le corresponde una manera de decir "bien". Y no, no puedes decir que no estás bien. Suponemos que el idioma lo contempla, pero no es algo que hayamos visto nunca. Así que hablar por la calle es como un canturrele, todo el mundo dice lo mismo.

Además, a diferencia de Zambia y Malaui dónde les rempampimfla bastante si sabes su idioma o no, en Tanzania les encanta que sepas diferentes salutaciones y sus respuestas. Hoy mismo, en una tienda Vodacom, nos hemos querido marcar el puntazo de que nos sabíamos algunas de ellas, y al ver que no íbamos más allá, nos ha dicho claramente "¿a partir de ahí os liáis, eh?". Es genial.

Así que si venís a Tanzania, aprenderos esta lista de preguntas y respuestas. Veréis que la entonación de pregunta no es como la de España, sino que lo entonan como si fuera una afirmación normal y corriente... pero lo importante es lo que digáis, no tanto cómo lo entonéis. Así que a echar codos, y a estudiar esta lista de preguntas y respuestas. Si lo hacéis, se os abrirán las puertas a caras felices y en general, muy buen rollito.

Jambo ➜ Jambo
Mambo ➜ Poa
Habari ➜ Mzuri
Upo ➜ Nipo
Shikamoo ➜ Marahaba (esta sólo se usa entre gente mayor)
Mzima ➜ Mzima
Kwema ➜ Kwema
Hujambo ➜ Sijambo (entre tú y yo)
Hamjambo ➜ Hatujambo (entre vosotros y nosotros)
Hawajambo ➜ Hawajambo (entre ellos)
Hajambo ➜ Hajambo (entre chicos a chicas)

Y os regalamos otro saludo y respuesta para hacerle a los maasai, en su propio idioma. Vimos a Anna M. diciéndoselo a una maasai, y se pusieron a reír al instante. ¡Genial!

Keyá ➜ Sidai

Ahora, a la calle, ¡y a hacer amigos! Nosotros vamos a estudiarnos un poco la lista, que de momento no pasamos del 'Mambo Poa' y el 'Habari Mzuri'.

¡Ah! también hemos descubierto que el típico 'Hakuna Matata' que nos dicen todo el rato por la calle proviene de Kenia. En Tanzania dicen 'Hakuna Shida' pero en los lugares turísticos te dirán 'Hakuna Matata' porque saben que has visto The Lion King. Ningún problema debe hacerte sufrir... Lo más fácil es, saber decir... ¡Hakuna Matata!

Para que flipéis, aquí os ponemos un video de Anna M. intentando vender un billete de 5.000 shillings con forma de corazón por 10.000 shillings. Es nuestra emprendedora favorita. No lo consiguió, ¡pero mirad cómo suena!

¡Oh! ¡Y feliz día internacional de la mujer! En pantalón corto en un país musulmán.



Este post lo empezamos a escribir en Dar es-Salam, Tanzania

Publicar un comentario

¡Hola, lector de nuestro corazón! Este blog lo escribimos como recuerdo, pero si nos preguntas algo, te contestaremos con un amor infinito. ¡No te cortes y dinos cosas!