Lilongüe, Malaui

Excursión de Lilongwe a Nkhoma Mountain

Si quieres ir a Nkhoma Mountain desde Lilongwe, lo tienes fácil. Está a solo 52 km y lo puedes hacer en 1 horita si contratas a un driver.

Nosotros fuimos por pura casualidad. Llevábamos 16 días en Malawi y los últimos 4 habían sido bastante duros. Los minibuses son agotadores y si además no duermes bien porque llueve a mares y tienes goteras en hotel, quieres irte por patas del país.

Llegamos a Lilongwe el día 11 de febrero de 2018 y nuestra idea era coger un vuelo destino Tanzania lo antes posible. Nos cambiaron los planes. Conocimos a una enfermera y una médica, españolas, en un restaurante indio buenísimo y pasaron a ser nuestras mejores amigas de este país. Nos hicieron una ruta por el mercado de Old Town y nos invitaron a ir a la montaña al día siguiente.

Raquel, Beatriz y Anna en el mercado de las telas de Lilongüe

Para ir de Lilongwe a Nkhoma contratamos un driver, entre 4 personas nos salío a 25.000 kwachas. Un precio muy bueno contando que el señor estará esperando mientras subes y bajas la montañita para luego devolverte al hotel. Como este era super enrollado, quiso venir a hacer la cima con nosotros. Lo que no sabía es que estaba junto a 4 locos que quieren explorar la montaña sin guía.

Con nuestras besties de camino a Nkhoma
Impresionante Nkhoma Mountain de fondo

Una vez llegados al destino, aparcamos en el parking del hospital Nkhoma Mission y preguntamos a la gente del barrio las direcciones para hacer la cima, no había indicaciones por ningún sitio así que fuimos avanzando por donde parecía que había camino hasta que llegamos a esta charca.

Llegando a la primera charca a unos 10 minutos andando desde el pueblo
Precioso verde paisaje de Nkhoma Mountain

Después de la charca seguimos un caminito pequeño que parecía que era ascendía al pico pero el camino empezó a ser más estrecho y cada vez menos marcado. Subimos como una hora por caminos muy poco explorados y parecía que no encontrábamos el camino principal. Escuchábamos a la gente del pueblo gritarnos desde abajo que no era el camino correcto. Como nuestro conductor de primera hablaba chichewa, podía entender lo que nos decían, y lo que realmente nos decían era que podíamos contratar a un guía por 500 kwachas. Felices de nosotros dijimos que no hacía falta, que nos gustaba la aventura y que queríamos descubrir el camino por nosotros mismos. Seguimos para arriba hacía donde nos parecía que había camino, y cuando llevábamos unas dos horas llegamos a una zona de escalada bastante peligrosa. Era hora de contratar a un guía que viniera a salvarnos.

Roc escalando en un punto bastante peligroso de la montaña

El chico llegó en 7 minutos y nosotros llevábamos 2 horas subiendo. Nos acercó hasta una Guest House que hay a medio camino y nos dio las indicaciones para seguir hasta la cima. ¡Estábamos a salvo!

Disfrutando de las vistas al valle
Roc, Beatriz y Raquel en la sombra, esperando a que llegue el guía a salvarnos

Lo próximo fue seguir el camino, eso ya era un camino de verdad. Era bastante empinado y con muchas rocas resbaladizas pero muy fácil de seguir hasta la cima.
Si no quieres perderte, como nos pasó a nosotros, puedes seguir nuestra ruta de Wikiloc. Y si quieres perderte y abrir rutas, como hicimos nosotros, piensa en traer mucha agua y algo de comida ya que va a ser largo.

Raquel y Mc Donald en la cima
Beatriz y Roc en una cima aún más alta
Camino de vuelta con preciosas vistas al frente
Roc pasando por el lado de la charca, indicadora de que estamos llegando al final del camino

La bajada fue super fácil y las vistas increíbles.

Ya de vuelta a Lilongwe puedes pedir al driver que pare en algún pueblo y así ver como secan el tabaco. O puedes parar en algún mercado a comprar aguacates para el próximo desayuno, que será el aburridísimo continental breakfast, of course!

Secador de tabaco con toda la gente del pueblo alrededor
Nuestro costumizado desayuno con aguacate



Este post lo hemos escrito en Lilongüe, Malaui

Publicar un comentario

¡Hola, lector de nuestro corazón! Este blog lo escribimos como recuerdo, pero si nos preguntas algo, te contestaremos con un amor infinito. ¡No te cortes y dinos cosas!