South Luangwa National Park, Zambia

¡Nos hemos ido de safari!

Estás viajando por África y todo el mundo te pregunta si vas a hacer un safari. Si te pasa como a nosotros, que te gustaría hacer uno, pero no tienes ni idea de a cual ir, ¡ve a Zambia!

Cuando llegamos a Lilongwe, Malawi, conocimos a unas chicas inglesas que lo habían hecho y nos lo recomendaron mucho. Luego conocimos a unas chicas españolas y nos lo recomendaron aún más. Así que lo contratamos. Lo hicimos con Kiboko Safaris, que justo estaba en el hotel donde nos alojábamos. Y resulta que es una de las mejores agencias malauinas para hacer el safari en Zambia, en la reserva natural de South Luangwa.

Por lo que nos ha ido contando la gente que hemos encontrado por el camino, este safari es uno de los más vírgenes de África. Lo que lo hace menos turístico y más baratito. Cuando decimos menos turístico, nos referimos a que habrá menos cantidad de coches circulando dentro de la reserva. No tendrás que esperar a que vean el león los 4 coches que hay delante del tuyo y cuando llegues tú se haya pirado. Esto mola. Minipunto para South Luangwa. Además, suelen encontrarse los guías más cualificados de safari del todo continente. Ay, corre, ¡vamos!

Si te hemos animado para contratar un safari la semana que viene, tienes que saber que hay variedad de oferta. Nosotros escogimos 3 días de safari con 4 juegos. ¿Y esto qué significa? Pues que en 3 días haces safari 4 veces. Se hace un juego por la tarde,  el primer día. El segundo día, un juego por la mañana y otro por la tarde. Y el tercer día, un juego, solo por la mañana. Hay opciones con menos juegos pero ya que te pegas 6 horas de viaje para llegar allí, cuantos más juegos puedas hacer, más animales puedes ver. Por cierto, nos costó 350 dólares por persona. Para que te hagas a la idea, el Serengeti de Tanzania cuesta unos 1.000 dólares por persona. Uh.

Nosotros lo hemos hecho en febrero, y estamos en época de lluvias. Esto quiere decir que la sabana está preciosamente verde, pero las hierbas altas y los arbustos esconden a los animalitos. Aunque nosotros los vimos, todos, todísimos. Mira, te lo contamos.

Día 1: Te subes al coche de safari a las 7:30 de la mañana. De repente te encuentras con el típico Land Rover de los safaris. Aunque sabes que estas a 6 horas del safari y este coche es sólo para hacerte la foto. Una vez en el coche, te encuentras a tus nuevos amigos del safari. Habla con ellos, ya que pasarán a ser tus mejores amigos para los próximos 2 días, casi las 24 horas.

De camino al safari con nuestro 4x4 de safari

Después de un par de horitas en el coche, llegas a la frontera con Zambia. Es hora de pagar la visa, así que prepara 50 dólares y tráete un boli para rellenar un formulario. En media horita pasas los dos controles, el de salida de Malawi y el de entrada a Zambia, y ya vuelves al coche. Una horita más de camino y llega la hora de comer. Si, en Kiboko Safaris está la comida incluída. Aunque el primer día fue un pelín justo... Un triste sándwich vegetal junto con una bolsa de patatas fritas, un zumo, una manzana y una botella de agua. Más que una comida parecía un desayuno pero bueno, ¡estás a medio camino de hacer un safari! ¿Qué más se puede pedir?

Roc comiendo patatas fritas con sabor a beef, what?

Llegas a las 13:30 de la tarde a la reserva y allí te espera el mánager del campamento para presentarte las instalaciones. Vas a dormir en una tienda de campaña de dos camas. Como está en medio de la reserva, prepárate para ver animales cerca. Los baños son compartidos así que si tienes pis por la noche tendrás que avisar al guardia para que te escolte en tu largo camino. Toda una experiencia. Además hay piscina, gimnasio y bar.

El campamento de Kiboko safaris
Nuestra cuqui tienda en el campamento dentro de South Luangwa Nature Reserve

Después del descubrimiento del campamento viene la hora del té o café. Media horita de descanso, y a las 16:00 empieza el safari. ¡Por fin! Si tienes una buena cámara, tráetela, ya que podrás sacar fotos y vídeos de los leones muchísimo mejor que nosotros, con nuestros tristes móviles.


El safari de tarde es tranquilo hasta las 18:00 que empieza la diversión. Ves el espectacular atardecer cerca del lago y es hora de empezar a seguir a los felinos.

Roc mirando pajaritos con los prismáticos
Atardecer de infarto dentro del safari


De día hace mucho calor así que los depredadores suelen estar durmiendo. Por la noche se activan y es cuando es más fácil verlos. ¡Es tan emocionante! En el coche del safari está el conductor y un spotter, que es el que va a descubrirte los animales cuando es de noche, ¡flipas! El spotter lleva un foco enorme y va buscando a los animales. Tiene unos ojos increíbles, porque ve cosas dónde tú no ves nada de nada de nada, y ignora totalmente cosas que tú crees que será un animal, pero es un árbol seco a lo lejos. Gracias a él, nos encontramos con un par de leones que salían a la caza, y pudimos hacer este genialísimo vídeo:


Después de haber visto leones a menos de dos metros y ser la persona más afortunada del universo, es hora de volver al campamento. A las 20:00 cierran el parque, así que ya es hora de salir. Al llegar, te dan la cena que está increíble y luego a dormir que mañana toca madrugón.

Día 2: Te despierta el mánager del campamento a las 5:00 de la mañana, picándote en la puerta very gently. Desayunas comida super rica viendo el amanecer, y a las 6:00 te subes al coche. ¡Empieza el safari!

Este safari es muy fresquito y tranquilo. Pero puedes ver gran cantidad de preciosos animales. A estas horas, todos son herbívoros, así que el guía explica curiosidades sobre todos los animales que vais viendo. Y también de sus ñordos. ¿A que no sabías que puedes tocar la mierda de un herbívoro tranquilamente, porque no transmite enfermedades? Pues ala, ahora te ponemos unas fotos para que puedas olvidarlo:

Nuestro guía Isaac acompañado de un spooter
¡Dumbo! Un pequeño elegfante que quería volar
Las jirafas de Zambia son más bajitas que otras de África
Gran família de impalas

A las 10:00 ya hace muchísimo calor, así que ya es hora de ir al campamento a refrescarte a la piscina. A las 13:00, sirven la comida. Está riquísima, tanto que puedes llegar a empacharte. Ojo. Después de comer puedes echarte una siesta en el bar. Tienen mogollón de sofás y sillones. Descansa, ya que a las 16:00 empieza el safari de la tarde y será cansado.

Segundo safari con nuestras compis inglesas
¡Volvermos a ver jirafas!
Atardecer en el parque del safari, no tan incríble como el día anterior
Hipopótamos saliendo del agua por la noche

Si tienes la misma suerte que nosotros, en el safari de noche verás leones y leopardos. Es una pasada.

Garlic, el león albino
Buaaaah, ¡un leopardo!

Día 3: Lo mismo que el día 2: te despiertas a las 5:00 de la mañana, ves el amanecer mientras desayunas, y a las 6:00 vas a hacer el safari hasta las 10:00.

Tercer día de safari con nuestra compañera americana
¡Selfie! Roc haciéndose el interesante mirando por los prismáticos

Nosotros vimos a todos los animales habidos y por haber. Todos, todos, todos los que salen en El Rey León. Bueno, todos no, porque rinocerontes no hay... pero sí que vimos cebras, leones, leopardos, facóqueros, monos, impalas, kudus, cocodrilos, hienas, hipopótamos e infinidad de aves. Creemos que no se pueden llegar a ver más animales en un sólo safari. ¡Así que te deseamos la misma suerte que tuvimos nosotros!

Sobre las 10:00 llegas al campamento y preparas las mochilas. Es hora de irse. Te despides de todo el mundo, abrazas al guía, si te enrollas le dejas una propina, ¡y al coche!

Empieza la vuelta... y a medio camino te dan de comer un montón de pasta y arroz que han preparado y guardado en un tupper. Estaba riquísimo. Para nosotros, esa fue la última vez que vimos a Mike, el conductor de Kiboko Safaris. ¿Y eso? Pues porque para volver a entrar a Malawi teníamos que volver a pagar la visa de 75 dólares por persona. Así que decidimos quedarnos en Chipata, desde dónde salía un autobús directo a Lusaka, la capital de Zambia. Y allí, ya miraríamos qué hacer luego. Fue una gran decisión, ¡Zambia mola! Y aún estamos aquí. Y ya llevamos 11 días.

Nuestra nueva casita en Chipata

¡Apa! Esperamos haberte animado a hacer un safari. Nosotros no lo teníamos planteado ni de lejos, nos lo encontramos, y estamos súper contentos de haberlo hecho. Así que si te pica la curiosidad y estás por Lilongwe, ¡no tienes excusa! ¡Y ya nos contarás que tal te ha ido!


Este post lo hemos escrito en South Luangwa National Park, Zambia

Publicar un comentario

¡Hola, lector de nuestro corazón! Este blog lo escribimos como recuerdo, pero si nos preguntas algo, te contestaremos con un amor infinito. ¡No te cortes y dinos cosas!